¡Su primer diente ya está aquí!

, 11 de julio de 2013

Es uno de los hitos de crecimiento del bebé, el momento en el que les sale su primer diente. Los padres nos volvemos locos cuando vemos asomarlo. Los primeros en salir son los dos incisivos inferiores, lo que da un aspecto extraño y una sonrisa de lo más simpática. Pero los dientes también provocan muchas malas noches por el dolor que causan al salir.

¿Cuándo sale el primer diente del bebé?

Al igual que con tantas cosas del desarrollo del bebé, no hay nada fijo, y no es ni mejor ni peor que salgan antes o después. Todo llega. Lo habitual es que el primer diente de leche salga entre los 6 y los 8 meses de vida, aunque el primer diente de mi hijo no salió hasta que cumplió los 10-11 meses.

No tengas miedo de que les salgan los dientes demasiado tarde y eso les afecte a su adaptación a la alimentación con sólidos. Si el niño es buen comedor, con las encías irá practicando masticar aunque no tenga dientes. Y puede comer igual de bien tenga dientes o no.

¿Cómo afectan los dientes a la lactancia materna?

Si sigues con la lactancia materna, el bebé te puede hacer daño con los dientes al principio, pero si le retiras el pezón al menor intento de morder, y le dices un no contundente, pronto aprenderán que eso no se hace y podrás continuar la lactancia sin problemas.

Molestias cuando salen los dientes

Es habitual que en cuanto el bebé esté quejoso o se lleve las manos a la boca a partir de los cuatro meses lo achaquemos a que les están saliendo los dientes (y si es antes, la culpa es de los cólicos, un clásico de las pesadillas de los padres). Aunque es habitual que con la salida de dientes sufran algunas molestias: más babeo, irritabilidad, inflamación de encías, lloros, alguna décima de fiebre, culito irritado (porque cambia el pH de la saliva lo cual influye en sus cacas), no podemos culpar a los dientes de todos los males que le suceden a los niños. Pero estate preparado para alguna noche mala, sin que duerma ni el bebé ni tú, porque las habrá.

El alivio: chupetes y mordedores

Aparte de darles alguna crema que alivie la inflamación de las encías, los chupetes y los mordedores les aliviarán (especialmente si los has refrescado previamente en la nevera), así como todo tipo de comidas frías y que el niño ya haya incorporado en su alimentación diaria.

En cuanto a los chupetes, elige aquellos que permitan el normal desarrollo de los dientes, como los chupetes de Philips AVENT. Las tetinas anatómicas, ventiladas, planas y simétricas aseguran el desarrollo natural del paladar, dientes y encías; incluso cuando el chupete se coloca al revés en la boca de su bebé, algo que ellos tienden a hacer muy a menudo.

Foto | Allygirl520
En Mi mundo Philips | El chupete del bebé: todos lo que necesitas saber de mamá a mamá

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.