Taza vs vaso: ¿cuál elegir para degustar mejor el café?

, 21 de junio de 2016

Taza o vaso

Hay algunos debates en la gastronomía que pueden dar lugar a enfrentamientos sin fin, como el eterno debate entre la tortilla de patatas con o sin cebolla. En el mundo del café sucede lo mismo, y es que muchas veces no nos ponemos de acuerdo sobre cuál es la mejor manera de degustarlo. Uno de los temas más polémicos es el que enfrenta a los defensores del café en taza contra los que prefieren el vaso, ¿cuál debemos elegir para disfrutar mejor del café? Te damos las claves.

Café en taza: propiedades y ventajas

Taza o vaso

La taza se ha convertido en el recipiente estándar que más asociamos a nuestra bebida favorita, no en vano hablamos de “tomar una taza de café” aunque luego podamos servirlo en vaso. Todos tenemos nuestra colección de tazas de diferentes tamaños, y lo normal es que en la familia cada uno tenga su favorita con la que suele servirse el primer café del día a la hora del desayuno. Hay tantos modelos de tazas que nos encanta coleccionarlas e incluso usarlas para decorar pero, ¿cuáles son sus propiedades y ventajas?

La característica más notable de la taza de cerámica o porcelana es que conserva mucho mejor el calor. Estos materiales pierden temperatura a una velocidad mucho más lenta que el vidrio o el cristal, manteniendo nuestra bebida a la temperatura adecuada durante mucho más tiempo. Al ser porosa, la taza ralentiza la pérdida de calor gracias a las pequeñas partículas de aire que se quedan atrapadas dentro de su superficie, actuando como un protector natural.

Otra de sus ventajas es que conserva ese calor en el interior, haciendo que por la parte externa el material no esté tan caliente. De este modo podemos coger y manipular la taza caliente con las manos sin quemarnos, mientras que el vidrio o cristal transmiten la temperatura de forma mucho más acusada. Las asas de las tazas además ayudan a poder cogerlas sin riesgo de quemaduras, y el tacto es mucho más agradable y reconfortante.

Vasos de cristal o de vidrio, ¿pura cuestión estética?

Taza o vaso

Hay quien defiende el café en vaso por motivos más estéticos que prácticos, ya que su diseño suele ser mucho más elegante a la vista que el de una taza. Al carecer de asa son más equilibrados y simétricos, y su gran ventaja es que permiten ver el interior de la bebida. A través de un vaso podemos observar el bonito color del café, analizar sus matices o contemplar las diferentes capas si lo que estamos tomando es, por ejemplo, un capuccino. También nos deja analizar la espesura y la densidad de la capa de crema, y controlar mejor la cantidad de leche o azúcar.

Del mismo modo que es parte del espectáculo contemplar la caída de los distintos combinados en coctelería, algunos baristas defienden el uso del vaso para observar el café en todo su conjunto, y así poder ver cómo se comporta la caída del líquido o cómo se forma la crema y se asienta toda la bebida a medida que sale la infusión de la cafetera. Imaginemos por ejemplo el perfil de un café bombón, con su base de leche condensada; observar cómo la crema blanca se va fundiendo con el café a medida que removemos con la cuchara es todo un ritual de gran belleza.

La desventaja de que pierde la temperatura más rápidamente puede ser un punto a favor en verano, cuando aprieta demasiado el calor y necesitamos esperar un poco de más para que la bebida se enfríe y podamos disfrutarlo sin que nos entren sudores. Por eso el vaso es perfecto para elaboraciones frías como el café con el hielo o combinados de café con otras bebidas. Y para compensar la pérdida de calor cada vez son más los especialistas en café que recurren a vasos de cristal doble con una cámara de aire interior que protegen la temperatura.

Taza o vaso, una elección muy personal

Taza o vaso

Más allá de cuestiones puramente técnicas, decantarse por una taza o un vaso para degustar el café tiene mucho de elección personal. En el hogar todos tenemos nuestra taza o nuestro vaso favorito, el que nos hace sentir “como en casa” o con el que asociamos buenos recuerdos. También hay quien basa su elección en motivos ecológicos, ya que los vasos de cristal y vidrio son mucho más fáciles de reciclarque la cerámica o la loza. Si te preocupa la sostenibilidad del medio ambiente, opta por un vaso de material reciclado.

Hay otro motivo más que puede determinar nuestra elección. Según varios estudios, el color y la textura del material puede influir en nuestra percepción de lo que comemos y bebemos. De este modo, un café en taza blanca lo percibimos con un sabor más aromático e intenso que un café en vaso. El contraste del blanco puro de la porcelana o cerámica con el tono negro del café nos da la sensación de que es más potente y rico en matices, aunque tomemos exactamente el mismo café servido en un vaso.

Café

Por lo tanto, si eres un verdadero purista del café y te gusta respetar la temperatura de servicio, al mismo tiempo que buscas apreciar toda la intensidad de sus aromas, elige una taza para degustarlo. Pero el vaso de cristal o vidrio también puede ser una buena opción si eres más de tomar un café más suave, atemperado y te gusta mezclarlo con leche, nata u otros ingredientes. Lo importante es utilizar café en grano de buena calidad y prepararlo con toda la confianza de nuestra cafetera espresso. Y tú, ¿eres más de taza o de vaso?

Fotos | como coffee, Pixabay

En Mi Mundo Philips | Cómo pedir un café en diferentes ciudades europeas

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.