Si te apasiona el café, Japón es tu nuevo destino soñado

, 17 de enero de 2017

¿A quién no le gusta viajar? Recorrer kilómetros para explorar el mundo es una de nuestras aficiones favoritas, sobre todo si nos mueve un interés especial. Los que nos declaramos cafeteros disfrutamos como nadie descubriendo nuevas formas de tomar nuestra bebida favorita, y si a ti también te apasiona el café, Japón es tu nuevo destino soñado. ¿Quieres saber por qué?


El café en Japón, un poco de historia

Cuando uno piensa en la bebida típica de Japón lo más probable es que visualice el té, pero lo cierto es que el café ha ido robándole el protagonismo en las últimas décadas. Es algo muy curioso porque se trata de un fenómeno muy reciente, pero hoy no se puede entender a los japoneses sin la particular cultura del café que han creado en tan pocos años. Su historia es corta, pero intensa.

Para conocer los orígenes del café en Japón tenemos que remontarnos al siglo XIX, el siglo en el que el lejano país asiático empezó a vivir un auténtico comercio con Europa a través de las rutas de mercaderes. Por entonces Japoón todavía era un país muy cerrado en sí mismo, pero cada vez recibía más barcos de comerciantes europeos, sobre todo holandeses, que empezaron a traer sus propios productos, como el café.

Hasta mediados de aquel siglo los extranjeros solo podían desembarcar en Nagasaki, y allí fue donde los europeos empezaron a instalarse trayendo sus propias costumbres. Los marineros y comerciantes eran los únicos que bebían la infusión de granos de café, hasta que el final del aislamiento abrió la curiosidad de los japoneses por productos del exterior. Comenzaba la Era Meiji y Occidente empezó a adentrarse en la vida del país nipón.

Con la industrialización y el desarrollo de las ciudades empezaron a surgir locales para los trabajadores y viajeros de negocios llamados kissaten. Allí se podía comprar el periódico y tabaco mientras se tomaba una taza rápida de té o café. Aunque al principio los japoneses no parecían muy convencidos del sabor de la nueva bebida, poco a poco el café fue calando en la sociedad. Solo faltaba adaptarlo a su propia cultura y formas de vida.

El boom del café en Japón

Japón seguía siendo un país algo atrasado respecto a Occidente y muy centrado en el mundo rural con el cambio de siglo. Pero con el final de la Segunda Guerra Mundial, todo daría un vuelco, también para el consumo de café. La década de 1960 fue el inicio del verdadero boom cafetero en la sociedad nipona, gracias al fin de las restricciones comerciales y el creciente interés por la cultura occidental. Además, el desarrollo tecnológico y el crecimiento de las ciudades también fueron cruciales.

Es bien conocida la obsesión de los japoneses por las máquinas expendedoras que inundan todo el país, ofreciendo infinitas gamas de bebidas pero también snacks, juguetes o aparatos de consumo. Esta fiebre de las vending machines se desató a partir de 1970, y fue precisamente en esos años cuando se lanzaron los primeros cafés en lata, un gran éxito. Los japoneses ya se estaban habituando al consumo de la bebida occidental. Y pocos años más tarde hicieron su aparición las franquicias de cafeterías al estilo de las que triunfaban ya en Estados Unidos.

Antes de que conocidas cadenas americanas se decidieran a dar el salto a Japón, empresas locales crearon sus propias cafeterías en las grandes ciudades, enfocadas sobre todo a los trabajadores urbanos. Lugares donde poder recargar las energías a cualquier hora o donde conseguir un café para llevar y continuar así con su estresante jornada laboral. Desde los años 80, las franquicias de cafeterías se han multiplicado por todo Japón, llegando incluso a los núcleos más rurales.

La cultura del café en Japón

De este modo, el café ya había hecho su entrada definitiva al país asiático y hoy forma parte inseparable del día a día de los japoneses. Convertido hoy en destino de moda, los viajeros que llean a Japón se sorprenden de la ingente cantidad de cafeterías y máquinas de café que hay por todo el país, ¿no era Japón un país de té? No se ha olvidado la tradicional bebida milenaria, pero hoy Japón es el tercer país importador de café del mundo.

Los japoneses son especialistas en adaptarse y hacer suyas las influencias que reciben del exterior; así es como se ha creado la particular cultura del café en Japón. Para comprender la forma en que se concibe, hay que pensar en la filosofía japonesa del “camino”, llamado . Para un japonés, no existe un único y perfecto modo de hacer algo, lo que cuenta es el camino de la práctica. Por eso se habla de “judo”, “kendo” o “sado”, que es, literalmente, el camino del té. Es decir, hay muchas formas de practicar un arte, ninguna es única y perfecta. Y así se concibe el café.

Por eso hay dos tipos de cafeterías típicas en Japón. Por un lado, los nuevos locales de moda, que empezaron copiando el estilo occidental y ahora son los japoneses los que imponen sus tendencias. Son cafeterías luminosas, con grandes ventanales, decorados siguiendo las últimas tendencias y con muebles modernos en un estilo muy urbano. Normalmente están muy enfocados en la tecnología, ofrecen wifi gratis a sus clientes y tienen una gran carta de cafés especiales, con bebidas muy vistosas que hacen las delicias de los adictos de Instagram.

Y por otro lado están los cafés más “de autor”. Son herederos de las antiguas casas de té, pequeños locales más personales e íntimos donde la vida se toma más despacio. En estas cafeterías los propietarios han desarrollado su propia pasión por el café y tienen una gama de granos de origen muy específica, trabajan con tostaderos locales y dominan el arte de la extracción y la infusión mimando sus cafeteras. Para ellos, el café también es un arte.

Cómo disfrutar del café en Japón

Si tienes planeado un viaje a Japón y eres un verdadero apasionado del café, no te puedes perder la oportunidad de aprovechar para disfrutar al máximo de tu bebida favorita. Para empezar, intenta visitar tanto los barrios más urbanos de las grandes ciudades como los pueblos más apartados en las zonas rurales, y descubrirás esas dos maneras de vivir la cultura del café. Anota estos consejos:

  • Visita la calle Kappabashi en la zona de Asakusa para perderte por las infinitas tiendas especializadas en artículos de cocina. Encontrarás una enorme gama de cafeteras y accesorios para preparar café de todos los estilos que puedas imaginar.
  • Acude al cruce de Shibuya y déjate llevar por la marabunta de jóvenes japoneses en busca del café más de moda para vivir en primer persona el bullicio del Tokyo más actual.
  • Relájate tomando una taza de café como parte del desayuno típico japonés en un ryokan tradicional.
  • Compra revistas y libros especializados en el mundo del café. A los japoneses les encantan las publicaciones específicas centradas en un solo tema, y existen decenas diferentes dedicadas solo a la cultura cafetera.
  • Pide un buen café latte en algún local moderno bien dotado de baristas y no dudes en compartir la obra de arte en las redes sociales antes de bebértelo.
  • En Japón les encanta lanzar productos nuevos y temporales según la época del año. Aprovecha la época en la que viajes para probar los cafés especiales que haya en ese momento: veraniegos, de otoño, inspirados en el sakura, San Valentín, etc.
  • Merienda en un buen local de barrio acompañando tu café con dulces tradicionales japoneses, hay todo un mundo goloso para elegir. Los más típicos son los mochi, pastelitos de arroz, y el dorayaki, el pastelito que tanto gusta a Doraemon.
  • En Japón están obsesionados con las mascotas y muñecos que parecen sacados de una serie de dibujos infantil. Juega a buscar las mascotas de las distintas cafeterías, incluso podrás encontrar algunas temáticas de personajes conocidos como Pikachu, Hello Kitty o Super Mario.

Japón es un país que cada vez atrae a más visitantes europeos porque tiene muchísimo que ofrecer. No nos hacen falta excusas para planear un viaje al país nipón, pero ahora podemos sumar nuestra pasión por el café a la lista de motivos para soñar con un viaje de ensueño. ¿Hacemos las maletas?

Fotos | istock.com/imtmphoto, Kavuto, Mumemories, nikoniko_happy, Yuko_K, graletta, joloei

En Mi Mundo Philips | El origen del café irlandés

En Mi Mundo Philips | Vasos reciclados de café que se convierten en plantas

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.