Tener mellizos: tres familias nos cuentan su experiencia

, 23 de julio de 2018

tener mellizos

Vas a hacerte una de las primeras ecografías y la ginecóloga te sorprende: hay dos fetos en lugar de uno. Lo que para unos se vive con una alegría inmensa, para otros supone un shock hasta que se hacen a la idea. Lo que tienen claro todos los padres y las madres con mellizos es que la experiencia es única y que les ha cambiado la vida. Así nos cuentan cómo lo han vivido tres familias con mellizos o gemelos.

Iratxe: “incluso en la cuna se giraban para mirarse”

Iratxe tiene dos mellizos de siete años, un niño y una niña. Cuando se enteró de que esperaba mellizos le entró miedo por ver si iba a ser capaz y tenía muchas preocupaciones: “piensas que la casa se te queda pequeña,  que vas a necesitar de todo doble, que vas a necesitar ayuda para hacerlo todo a la vez. Lo que más me preocupaba que vinieran bien de salud, y cómo organizarme para darles pecho y atender a su hermano mayor al mismo tiempo”

Las tomas de los bebés son diferentes y duermen a distintos horarios, así que las estrategias y técnicas para poder organizarte deben ser ingeniosas, así que tuvieron que solicitar ayuda: “durante los dos primeros meses las abuelas venían sobre las 6-7 de la mañana para ayudar con las tomas, alternamos pecho y biberón con los dos, tuvimos que recurrir a la lactancia mixta porque no cogían bien el pecho. A partir de entonces todo empezó a ser más fácil, ya que el niño dormía mucho mejor, y uno se podía sujetar en la mecedora, mientras ibas vistiendo al otro”.

Tener mellizos es duro: “sobre todo el primer año, estábamos sin dormir apenas, siempre enfadados, con el doble trabajo, para salir de casa llegábamos siempre tarde porque vomitaba uno cuando estabas cambiando el otro, y cosas así. Lo peor era cuando intentabas dormirles, porque uno gritaba y le despertaba al otro. Cuando hay que darles de comer, estaban impacientes de hambre y se ponían a llorar y gritar los dos a la vez”.

Pero en conjunto la experiencia es maravillosa, “sentirlos cuando estas embarazada, ver la conectividad que tienen entre ellos, incluso cuando crecen, su relación es muy especial. Estoy encantada con los mellizos, aún recuerdo tenerles a los dos la vez en el pecho, verles dormir juntos en la cuna, ver como interactúan, como se calmaban el uno con el otro, incluso en la cuna se giraban para mirarse, los dos hermanos se ayudan mucho”.

Iaone: “es tremendamente gratificante cuando les ves juntos”

Iaone era madre primeriza cuando se enteró de que esperaba gemelos, dos chicos que ahora tienen 2 años y 4 meses: “Sentí muchísima alegría, en ningún momento me eché las manos a la cabeza ‘Dios mío, la que me viene encima’, al revés, me sentí pletórica. Sí que tuve preocupaciones, como saber si iba a poder con los dos, y si iba a poder darles pecho. Tampoco sabía como podría arreglarme si quería bañar a uno y qué hacer de mientras con el hermano”.

Iaone no necesitó ayuda más que para momentos puntuales. “Sí que hemos echado de menos alguien que nos dijera: ‘quedaros con los bebés que de lo demás me encargo yo’, en nuestro caso era al revés: nos cuidaban a los peques para que pudiéramos hacer todo lo demás. Solo mi marido y yo sabemos por lo que hemos pasado con la guerra diaria”

Lo mejor de tener mellizos es que es tremendamente gratificante cuando les ves juntos. “Yo lloré como una boda el día que se vieron, se reconocieron y se rieron al verse, con lo pequeños que eran. Un momento que no se me olvidará nunca”.

Lo que le da más pena es no haber podido dedicarle más tiempo a cada uno de ellos en exclusiva. “Todo bebé necesita estar solo con su mamá. Además es muy duro cuidar de los dos a la vez, hasta que no lo vives ni te lo imaginas”.

Gemma: “tener mellizos me daba a la vez vértigo y alegría”

La situación de Gemma es peculiar: “Mi primer embarazo también fue gemelar pero uno de los fetos no llegó a termino y lo pasé muy mal. Cuando en el segundo embarazo me dijeron que de nuevo era gemelar me quedé tocada pensado que otra vez iba a pasar lo mismo, y estuve muy nerviosa todo el embarazo”. Ahora su hijo mayor tiene 10 años y sus gemelos 8 años.

tener mellizos

Su mayor preocupación es que les pasara algo durante el embarazo, y también de que me iba a plantar en menos de dos años con 3 niños. “Me daba a la vez vértigo y alegría, porque siempre he querido tener 3 hijos, pero no creo que los hubiera tenido de no ser por los gemelos”.

Tuvieron ayuda de los abuelos y de la hermana pequeña de Gemma. “Justo se volvió de Inglaterra después de 10 años viviendo allí y como no había podido disfrutar de los demás sobrinos, venía muchos días después del trabajo para ayudarme con la hora del baño”.

Como señalan todas las madres, lo mejor es ver la complicidad de los dos hermanos: “es muy especial ver como se comunican sin hablarse, y como interactúan. Es una suerte ver crecer a unos gemelos. Es una relación muy especial la que tienen”.

Y por supuesto, lo más duro es todo el trabajo que da criar a dos niños a la vez, sobre todo al principio “como estás en la vorágine no te das cuenta y te acostumbras. A veces pienso que siempre voy corriendo a todas partes, pero no acabo de llegar a todo. Con una buena organización con la pareja se sale adelante”.

 

Fotos | iStock RyanKing999PirotehnikBorupFotoMichal Oska

En Mi Mundo Philips | La lactancia de mellizos es posible: consejos de la matrona para hacerla más llevadera

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.