Test para descubrir cuál es la cafetera que va contigo

, 21 de febrero de 2013

Si has tenido que comprar recientemente una cafetera, seguro que te han surgido un montón de dudas a la hora de decantarte por una o por otra, sobre todo teniendo en cuenta la gran variedad de modelos y marcas que hay actualmente en el mercado.

Te propongo un sencillo test que puedes hacerte a ti mismo o que todo buen vendedor debería plantearte para conocer qué tipo de cafetera es la que encaja mejor en tu estilo de vida.

Puede que ya tengas suficiente información sobre cafeteras y tengas claro qué sistema de preparación de café prefieres, qué modelos entran en tu presupuesto o qué estética es la que más le va a tu cocina, pero si partes de cero, tal vez te sea útil plantearte estas cuestiones a modo de reflexión ‘pre-compra’ y luego te ayudaremos a interpretar tus respuestas. ¿Te animas?

1. Cómo te gusta el café

Aunque hay muchos factores que influyen en el resultado final, la forma de elaborar café y en concreto el modelo de cafetera que elijamos va a determinar su cuerpo, aroma y sabor. Cuando hablamos de los diferentes tipos de cafeteras ya mostrábamos un perfil de usuario para cada una de ellas. Así, por ejemplo para quienes prefieran un café suave, tipo americano, puede serles de utilidad una cafetera de goteo, mientras que a los que les guste más el café con cuerpo, de sabor intenso, tipo italiano, es probable que opten por una cafetera espresso.

2. Cómo sueles tomarlo habitualmente

Si te gusta el café solo o con leche, cualquier modelo se ajusta a tus hábitos, pero si sueles tomar cappuccinos, o, como a mí, te llaman los cafés espumosos, lo ideal es que elijas una cafetera con pannarello, es decir, con una boquilla que te sirva para calentar la leche y obtener espuma de ella. También puedes optar por las cafeteras que te preparan el café a tu gusto con solo apretar un botón, tan solo tienes que seleccionar la modalidad de bebida que deseas.

3. A qué horas del día o en qué momentos

Si tomas varios cafés durante el día, las cafeteras en las que puedes programar diferentes perfiles pueden ser una buena opción. En cualquier caso, todas las que te permitan adelantar el proceso y tenerlo todo a punto hasta el momento de preparar el café, te proporcionarán un gran ahorro de tiempo y esfuerzo.

4. Cuántos sois en casa

La posibilidad de programar los perfiles también es útil cuando hay diferentes miembros en el hogar y a cada uno le gusta el café de una forma distinta. Hay que valorar también las capacidades de los depósitos, la rapidez en la elaboración del café, para evitar esperas largas, y pueden ser interesantes prestaciones como la función de leche integrada, que te permite elaborar los cafés con leche y espuma obteniendo ésta directamente de la jarra.

5. Cómo prefieres comprar el café

Aquí la diferencia clave está en si prefieres comprar el café en grano y molerlo tú mismo para conservar todo su sabor y aroma, adquirirlo ya mezclado y molido, o comprarlo en cápsulas de un solo uso, monodosis. Tu elección va a determinar el modelo de cafetera, aunque algunas son mixtas; muchas cafeteras espresso te permiten usar también sistemas monodosis en sus portafiltros.

6. Sueles tener invitados en casa

Si te gusta recibir visitas y sueles invitarles a un café, te recomiendo que entonces te decantes por una cafetera con sistema de cápsulas, que te da la oportunidad de alternar diferentes tipos o mezclas de café en función de los preferencias de tus invitados, o, por una espresso automática, que prepare la bebida a su gusto con solo seleccionar dicha opción.

La cafetera de goteo no me parece la mejor opción en este caso porque elabora un café algo aguado, muy impersonal, sin posibilidad de elegir variedades y no da tanto juego como el espresso por ejemplo en la presentación.

7. Manual o automática

Aquí entra también en juego el placer de la elaboración además de la degustación. Es probable que haya quien prefiera tomarse su tiempo a la hora de prepararse un café muy especial y quien sea más partidario de pulsar un botón y que todo lo haga la máquina, que para eso la ha programado con anterioridad. Es cuestión de gustos.

8. Te pierde la estética en los electrodomésticos

Lo confieso, yo soy de esos que a veces he sacrificado prestaciones de un electrodoméstico en favor de su estética. Muchas veces el diseño y la tecnología van unidos, pero en algunas ocasiones nuestro limitado presupuesto nos obliga a elegir. Si es así, tendremos que valorar entonces que por ejemplo los acabados en acero inoxidable o en llamativos colores suelen ser más caros que el plástico en colores neutros como el gris o negro.

Elige un modelo de cafetera que vaya con tu cocina, pero no solo te guíes por la estética, valora también las prestaciones.

9. Otorgas valor a la marca, a la atención al cliente y al SPV

Las marcas blancas suelen sacar al mercado modelos muy atractivos, sobre todo en relación al precio. Antes de adquirir un producto de marca no conocida, te aconsejo informarte sobre garantías, Servicio Post Venta (SPV), posibilidad de reparación y sustitución de piezas, servicio de atención al cliente y todo aquello que va unido de forma indirecta al artículo, ya que te puedes encontrar totalmente desamparado frente a cualquier tipo de duda o avería del aparato.

Como consumidores, todos deberíamos conocer cuales son nuestros derechos y el compromiso que supone tanto para el vendedor como para el comprador el hecho de adquirir un artículo.

10. Cuál es tu presupuesto

Esta última cuestión es, en algunas ocasiones, la que nos limita más a la hora de decantarnos por un modelo u otro, aunque sepamos que algunos que se nos salen de presupuesto encajan mejor en nuestros hábitos, pero es lo que hay. Así que nos toca valorar a qué estamos dispuestos a renunciar para evitar salirnos del presupuesto o si podemos permitirnos pagar un poco más.

Mi mundo Philips | Cinco formas muy especiales de tomar un espresso a la italiana

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.