Tiempo de fresas: cómo elegirlas, conservarlas y sacarles el máximo partido

, 9 de marzo de 2017

Con la llegada de la primavera no solo los parques se llenan de flores, también aparecen nuevos productos en el mercado. Pero si hay una fruta que reina en esta época es sin duda la fresa, una auténtica golosina natural que nos anuncia ya días más soleados. Para aprovechar la temporada no te pierdas esta guía con todo lo que necesitas saber para sacarles el máximo partido.

¿Fresas o fresones? Origen y características

Aunque la forma habitual de llamar a esta fruta es con el término “fresa”, en realidad nos estamos refiriendo a los fresones. Es el nombre común que ya utiliza todo el mundo, pero hay que saber que en principio las fresas son un fruto diferente, aunque de la misma familia. Fresas y fresones son la fruta del fresal, una planta herbácea de tamaño medio cuyas primeras variedades nos llegaron desde América.

La fresa como tal es una fruta de tamaño mucho menor, no suele sobrepasar los 6-7 mm y tiene un sabor más dulce e intenso. Son frutas muy delicadas de temporada corta, por eso solo se suelen encontrar en mercados locales en fechas muy concretas, ya que no resisten bien el transporte. Los fresones pueden tener un tamaño mucho mayor, su sabor es algo ácido y pueden conservarse mucho mejor, aunque también son frutos delicados.

Hoy en día todo el mundo usa el término fresa indistintamente para ambas frutas, pero recuerda que si tienes la oportunidad de probar una auténtica fresa silvestre, no lo dudes y descubre por qué es un producto tan deseado. Fresas y fresones son auténticas delicias, pero con sabores diferentes que merece la pena conocer.

Cómo elegir las mejores fresas

A la hora de comprar fresas podemos ir a cualquier frutería de barrio, al mercado o recurrir a los prácticos supermercados e hipermercados. Lo habitual es encontrar cajas y cestas preparadas con diferentes pesos, aunque a veces también podemos pedirlas a granel, escogiendo los ejemplares que más nos gusten. Esta es una gran ventaja de los mercados tradicionales, donde además te suelen dejar probar la fruta para que compruebes si es de tu gusto.

Y es que para elegir las mejores fresas o fresones hay que vigilar bien que ningún ejemplar venga dañado, pues podría afectar al resto de la fruta. Si las compras envasadas, controla que todas estén en perfecto estado, fijándote especialmente en la parte inferior de la caja, donde se puede acumular líquido oculto cuando hay daños en la fruta.

Para acertar con las fresas déjate guiar primero por el olfato. La fruta más sabrosa se deja sentir ya en su aroma, como sucede con otras como el melocotón. Unas buenas fresas deben ser aromáticas con su perfume dulce inconfundible. Después, presta atención al aspecto externo; las mejores fresas deben ser de color rojo brillante, no demasiado oscuro, con una piel tersa y ligeramente firme, pero no dura, al tacto.

Escoge siempre fresas enteras con el pedúnculo o tallo intacto, sin daños ni golpes, y sin signos de insectos o marcas de moho. El tamaño es indiferente ya que hay muchas variedades de fresones, y pueden ser igual de ricos, pero sí conviene apostar por las frutas gruesas por encima de las delgadas. Las fresas deben comprarse en su punto óptimo de maduración, ya que no continúan madurando fuera del árbol.

La mejor forma de conservarlas

Precisamente porque ya no maduran más, las fresas no tienen una vida muy larga en casa, pero sí se pueden conservar varios días en perfecto estado. Ten mucho cuidado con el transporte hasta llegar a casa, vigilando que no sufran golpes ni aplastamiento en el carrito de la compra. Son productos muy delicados y perecederos que hay que manipular con cuidado.

Una vez en el hogar debemos sacarlas de su envase y volver a revisar que están en perfecto estado. Si alguna fresa tiene moho, lo mejor es desecharla. Podemos cortar la parte afectada y comernos la pieza sana en el mismo momento, después de lavarla y comprobando que está bien por dentro. No hay que guardar con las demás fresas una fruta cortada o en mal estado.

Las fresas se deben colocar en una fuente o plato amplio, llano, sin amontonarlas demasiado, y siempre sin lavar. La humedad las estropea rápidamente, y el tallo solo lo cortaremos en el momento de consumo. Respetando estas normas las fresas nos aguantarán perfectamente unos cuantos días si las guardamos en la nevera, en la parte menos fría y separadas de otros vegetales.

Cómo sacarles el máximo partido en la cocina

Si decíamos que la fresa es una golosina natural es porque son una verdadera delicia por sí solas. Una buena fresa en su punto se puede disfrutar tal cual, sin necesidad de aderezos o complicadas preparaciones, y así apreciaremos además todo su sabor. Tan solo hay que lavarlas con suavidad con agua fría, escurrirlas con cuidado y cortar el tallo o pedúnculo. No hay que pelarlas, cortarlas o quitarles huesos o semillas: ¡solo devorarlas!

Pero ahora que estamos en temporada sería una pena no aprovecharlas al máximo en la cocina. Las fresas son una fruta muy versátil que podemos tomar a cualquier hora, combinada con todo tipo de ingredientes dulces o salados. Se pueden comer crudas pero también tenemos la posibilidad de cocerlas, asarlas, guisarlas, saltearlas, triturarlas o conservarlas en escabeches y mermeladas.

Una buena idea para usarlas en recetas dulces es macerarlas para extraer todos sus jugos. Solo hay que dejar unas horas las fresas troceadas con un poco de azúcar, ralladura y zumo de naranja y alguna especia, como una rama de vainilla o canela. O podemos hacer la versión salada marinándolas con aceite de oliva, vinagre, sal, pimienta y unas ramitas de hierbas frescas.

Para conservarlas y disfrutar de ellas todo el año podemos congelarlas.Hay que lavarlas de la forma habitual, quitarles el tallo y llevarlas al congelador dos horas en una bandeja. Después las introduciremos en una bolsa de congelación hermética anotando la fecha de envasado. Si las trituramos directamente sin descongelar con leche o yogur en la batidora tendremos un delicioso smoothie instantáneo.

Ideas originales para aprovechar las fresas

fresas destacada
  • Desayunos y meriendas. Son frutas muy saludables, ricas en vitaminas, minerales, fibra y agua, con pocas calorías, así que resultan perfectas para arrancar el día. Mezcladas en los cereales o con copos de avena, licuadas en zumo o en un batido, mezcladas con yogur o convertidas en compota para hacer tostadas, etc. Prueba también a mezclarlas en la masa de tortitas, crêpes, magdalenas o a tus bizcochos favoritos.
  • Platos salados. A pesar de su punto dulce también son ligeramente ácidas y combinan bien en platos salados. Anímate a añadirlas a tus ensaladas o incorpóralas al relleno de tus bocadillos y sándwiches. También hacen buena pareja con carnes como pollo o pavo, incluso puedes hacer una buena guarnición salteándolas con salsa de soja, vinagre balsámico, vino tinto y pimienta. Otra buena idea es preparar canapés y aperitivos con quesos y patés.
  • Postres y dulces. La pregunta sería: ¿hay algún postre que no se pueda preparar con fresas? Las posibilidades son casi infinitas; helado, sorbete, gelatina, mousse, pannacotta, macedonia, pasteles, vasitos, galletas… Además de usarlas como ingrediente de la receta, una forma fácil de aprovecharlas es servir el postre con el toque de unas fresas troceadas o convertidas en un sirope casero. Ya sabes que combinan muy bien con la nata, pero anímate a usarlas en cremas de vainilla, con natillas, chocolate o una tarta de queso.
  • Fresas en el vaso. No lo dudes y aprovecha que están en temporada para enriquecer tus recetas favoritas de batidos, smoothies y zumos. Las fresas hacen buena pareja con cualquier fruta y les encantan a los niños, por lo que es una buena forma de suavizar los batidos con verduras. ¿Y si pruebas a hacer un gazpacho o salmorejo con fresas? Te sorprenderá lo bien que complementan el sabor de los tomates.

Celebremos la llegada de la primavera por todo lo alto sacando el máximo partido de su fruta estrella. Y a ti, ¿cómo te gusta tomar las fresas en casa? ¿Sueles cocinar con ellas? Para finalizar, un último apunte: mi suegro mi enseñó que las fresas y los dátiles forman juntos un bocado exquisito. ¿Tienes tú algún secreto para disfrutar de ellas?

Fotos | iStock.com/HandmadePictures, anna1311, epatrician, baron_021, FamVeld, Povareshka

En Mi Mundo Philips | Hay vida más allá de la nata: ideas irresistibles para servir las fresas

En Mi Mundo Philips | 13 recetas de licuadora para aprovechar la fruta de temporada (y también la verdura)

Guardar

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.