Todas tus dudas sobre la extracción de leche resueltas

, 6 de septiembre de 2012

Dentro del mundo de cosas que nunca jamás has hecho, pero que tu reciente maternidad te ha llevado a ello, está la extracción de leche. No te preocupes, todo el proceso es mucho más sencillo de lo que parece. Con estos útiles consejos verás como pronto la extracción de leche será como coser y cantar, te acostumbrarás a utilizar el extractor de leche, y de esta forma, ayudarás al mantenimiento de la lactancia materna:

Extracción de leche: consejos básicos

Busca un momento en el que te encuentres relajada, ponte cómoda y empieza con la extracción. Los 5 suaves pétalos masajeadores del extractor manual de leche Philips AVENT te ayudarán a que la extracción sea sencilla.

Aplicar calor, ya sea seco o húmedo, facilita la extracción. Después de la ducha es un buen momento para empezar a extraerte leche.

Al principio es normal que no se extraiga mucha cantidad. Poco a poco irás consiguiendo sacar más leche. Es como andar en bici, todo se mejora con la práctica.

La cantidad que extraigas con el sacaleches no es indicador de lo que consume el niño. Ellos son capaces de extraer mucha más cantidad del pecho.

Se puede extraer leche cada cuatro horas, con un tiempo mínimo de diez minutos con cada pecho. Aprovecha los momentos en los que tengas bastante leche acumulada porque el bebé está dormido, o si toma de un solo pecho, es una buena ocasión para sacarte leche del otro.

El propio gesto de extracción hará que la leche vaya subiendo. También te puedes ayudar a generar una subida de leche pensando en tu bebé o con una foto suya.

¿Cuánta leche me saco?

Como no sabes lo que consume el bebé en cada toma, la primera vez que sacas cierta cantidad de leche te parece suficiente, pero puede que al bebé, no. Me acuerdo la primera vez que le di biberón a mi niño, yo de lo más orgullosa con mis 60 mililitros, y el bebé se los tragó en medio minuto y a continuación se puso a berrear a grito pelado. Evidentemente, era poco. La siguiente vez conseguí 90 mililitros, que a juzgar por la opinión del pequeño tragón, tampoco era mucho. Así que al final tuve que acumular en los vasos VIA de Philips AVENT extracciones de varios momentos del día para conseguir una dosis suficiente.

Es recomendable guardar la leche en pequeñas cantidades (60-120 mililitros), para poder descongelar sólo lo que el niño vaya a tomar inmediatamente. Si la leche entra en contacto con la saliva del niño y no se consume de inmediato, se debe desechar.

Todo bien etiquetado

Apunta en cada vaso la fecha y hora de la extracción, así sabrás hasta que momento puedes guardar la leche. Los vasos VIA de Philips AVENT tienen un espacio para apuntar a lápiz estos datos. También es muy importante dejar apuntada la hora de la extracción, dado que la leche es un elemento orgánico que va cambiando según la hora. Es mejor darle la leche en el biberón a la misma hora en la que la leche fue extraída, siempre que sea posible.

¿Ves como la extracción no es tan complicada como parecía? En unos días tendrás la sensación de haberlo estado haciendo toda la vida.

Mi mundo Philips | Vuelta al trabajo tras la baja de maternidad: cómo crear un banco de leche

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.