Todo lo que aprendí con mi segundo hijo que hizo sorprenderme de nuevo con la maternidad

, 7 de junio de 2017

Una vez oí que da igual cuántos hijos tengas, cada uno te puede enseñar una cosa distinta. Y es que, por mucho que tengan los mismos genes, por mucho que les eduquemos igual, cada niño es distinto. Con el primer hijo todo es nuevo, todo te sorprende, no sabes nada, y cuando tienes el segundo, piensas, bien, esto ya me lo conozco, ya sé de lo que va la maternidad, y resulta que no, el segundo hijo te sorprende igual que el primero. Él me enseñó todas estas cosas:

  • Que no tuvieras náuseas en el primer embarazo no significa que no las vayas a tener en el segundo. Cada embarazo es un mundo. Y las molestias, sensaciones, efectos secundarios, antojos, pueden variar.
  • Con el segundo hijo se aprecian antes las “pataditas“, lo que pasa es que casi no tienes tiempo ni de darte cuenta ni de parar a percibirlas.
  • Lo de no coger peso durante el embarazo y no hacer demasiados esfuerzos, va bien como consejo para el primer hijo, con el segundo estás todo el rato agachándote para atender a tu primer hijo, llevándolo en brazos, corriendo detrás de él e incluso recibiendo patadas en la barriga mientras le cambias el pañal. El segundo hijo es un superviviente.
  • El segundo parto también puede ser completamente diferente al primero. Eso sí, será mucho más rápido. Así que si te lo estás tomando con calma cuando empiezas a notar las contracciones porque “total, me quedan muchas horas antes de dar a luz“, te aconsejo que te apresures al hospital. Las historias de mujeres que dan a luz en el coche o en el taxi son del segundo o tercer hijo.
  • Los bebés no son tan delicados como parecen. Si con el primero parecía que era de cristal, dada la suavidad con la que le tratabas, con el segundo te apañas bastante mejor, y le agarras como puedes.
  • Dicen que el hijo pequeño es el más mimado, pero en realidad, el mayor sigue reclamando muchísimos más mimos y atención que el recién nacido, porque habla, se mueve, llora y grita mucho más fuerte.
  • Los segundos hijos adoran por encima de todas las cosas a su hermano mayor. Aunque le esté fastidiando todo el rato.
  • Por muy pequeños que sean los hermanos, siempre encontrarán alguna manera de pelear y chincharse. El pequeño le fastidiará al mayor todas las torres que construya en cuanto sepa agarrar objetos (con 5-6 meses ya se convertirá en experto en iniciar riñas entre hermanos).
  • El segundo hijo saldrá en muchísimas menos fotos que el primer niño. Simplemente no tienes tiempo de sacarlas o se te olvida hacerlo.
  • Si creías que dormías poco con un hijo, espérate a tener dos. Las tomas nocturnas del segundo se alternan con el “tengo pis“, “quiero agua” y demás del primero. Y aún así se sobrevive. Te pasas el día vagando de un lado a otro como un zombie, pero se sobrevive.
  • Te das cuenta de todas las cosas innecesarias que compraste para el primer hijo y que ya ni usas con el segundo: zapatos para los bebés, gorros, guantes para que no se arañe, etc.
  • Si con un hijo piensas lo tranquila que vivías antes de tenerlo, con dos vuelves a pensar lo tranquila que vivías con solo uno.
  • Ya no tendrás tiempo para ti en los próximos dos o tres años. Con un hijo, uno de los padres se puede ocupar del bebé mientras el otro descansa o disfruta de tiempo libre, pero con dos hijos, faltan manos. El momento clave es cuando el mayor sabe leerle cuentos al pequeño: P-A-Z.
  • Tu garganta sufrirá como nunca. Tu tono de voz aumentará unos cuantos decibelios para poder oírse entre las voces y chillidos de dos pequeños.
  • Si algo le hace reír a su hermano, lo hará una y otra vez, y los niños no se ríen del buen comportamiento.
  • No tengas dudas: sí que vas a querer al segundo tanto como al primero. Crees que es imposible sentir tanto amor como el que sientes cuando te conviertes en madre por primera vez, pero sí, en tu corazón hay amor para los dos.

Aunque creas ser una madre veterana, ya ves que aún nos queda mucho que aprender por el camino. Cada hijo es diferente y cada maternidad de vive y se disfruta de manera diferente.

Fotos | iStock shironosov,  iStock tatyana_tomsickova, iStock molka

En Mi Mundo Philips | Ventajas e inconvenientes de tener hijos que se lleven muchos años

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.