Todo lo que siempre has querido saber sobre la depilación mediante luz pulsada

, 22 de diciembre de 2016

depilación

Masajea levemente la zona inferior del gemelo y acaricia la piel, ahora suave y ausente de vello. Sonríe, satisfecha. Y agradece en silencio el día en que decidió decantarse por la depilación mediante luz pulsada.

El párrafo anterior describe una situación y una técnica de las que seguro que has oído hablar. Una clase de tratamiento, conocido también como IPL, que cuenta con una trayectoria de más de 25 años y que actualmente incluso podemos aplicar en  nuestro hogar de la mano de dispositivos como los Philips Lumea. Sin embargo, todavía existe un gran desconocimiento al respecto; y es por eso por lo que hoy trataremos de responder a las cuestiones básicas. ¿Lista para conocerlas?

¿Qué es la depilación IPL?

En primer lugar y para que te hagas una idea, la depilación IPL es un tipo de depilación duradera que consiste en llevar a cabo descargas intensas de luz sobre la piel con una técnica que se basa en el principio de fototermólisis selectiva.  Es decir, consiste en acabar con el folículo piloso a través de la descarga de luz policromática, que se convierte en calor y debilita el pelo hasta que deja de crecer.

¿Qué ventajas tiene?

lumea

Si estás harta de la cera y otros tratamientos convencionales y no quieres someterte al láser, lo cierto es que se trata de la solución perfecta. Entre otras ventajas, te permite acabar con el vello desde la comodidad e intimidad de tu hogar, y las depiladoras son de tamaño reducido, fáciles de transportar y suelen venir con su propio neceser.

Asimismo, y en cuanto al proceso en sí mismo, no entraña complicación alguna y resulta muy limpio. Tampoco requiere de ningún esfuerzo y resulta bastante rápido. De hecho, unos 10 minutos bastan para contar con unas piernas suaves. Las zonas de las ingles y las axilas estarán listas en unos pocos.

Es posible aplicarla sobre casi cualquier parte del cuerpo sin problemas –pecho, axilas, piernas, espalda, ingles, línea del biquini, barbilla y demás-, aunque la cara resulta más sensible.

En todo caso, es apropiada para acabar con el vello facial, aunque no para tratar las cejas. Para ello, la depiladora requiere de una protección adicional –esto varía en función del modelo-. Philips, de hecho, nos advierte de que sus Lumea Advanced SC1991, SC1992, SC1993, SC1995 no se pueden emplear para tal fin. No deben usarse tampoco en membranas mucosas.

Otra ventaja es que este tipo de depilación resulta muy económica si la comparamos con otros tratamientos depilatorios duraderos.

¿Es peligrosa para la salud?

Este tipo de depilación es completamente inocuo y carece de cualquier efecto sobre nuestra salud a corto, medio y largo plazo. Además, los dispositivos Lumea cumplen con todas las normas de seguridad y han sido desarrollados en colaboración con dermatólogos especializados y testeados previamente. A pesar de los destellos, tampoco causa problema alguno sobre la vista ni requiere del uso de gafas protectoras o similares.

Además, las depiladoras Lumea, por ejemplo, vienen con varios sistemas de seguridad que garantizan que el destello de luz solo sea posible cuando la máquina esté en contacto directo con la piel. El filtro UV integrado, por su parte, se asegura que la luz sólo incida sobre el pelo y nunca sobre la piel y, si esta es demasiado oscura, evita los destellos.

¿Tiene efectos secundarios?

depilada

Aunque no se trata de un procedimiento peligroso para la salud, es posible que se produzca un enrojecimiento alrededor del folículo piloso con sensación de escozor. Para evitarlo, puedes colocarte una toalla fría sobre la superficie de la zona afectada cuando acabes de depilarte. Un poco de hielo para las más valientes también servirá, aunque no lo poses directamente sobre la piel.

¿En qué casos está desaconsejada?

No obstante lo comentado, la depilación mediante luz pulsada no es recomendable durante el embarazo; en todo caso, no afecta a la fertilidad. Tampoco deberás pasarla sobre pecas ni lunares, rodéalos y márcalos con un lápiz de ojos blanco, por ejemplo.

Asimismo, la IPL está desaconsejada para aquellos que padezcan enfermedades como el cáncer de piel, desórdenes vasculares o inmunodepresivos, diabetes o lupus eritematoso; que tengan heridas, quemaduras (incluso solares), eccemas, herpes, hematomas o alergias cutáneas. Tampoco resulta recomendable si estás tomando medicamentos que puedan causarte fotosensibilidad.

En este punto cabe tener en cuenta que los tonos de piel oscuros son más propensos a absorber la luz, algo que podría causar daños como quemaduras y similares. Lo que debe atraerla es el pelo, razón por la que si tienes una piel clara y el cabello oscuro eres la candidata ideal.

¿Resulta dolorosa?

depiladora

Una de las preguntas clásicas acerca de este tipo de depilación es si resulta dolorosa. Y nada más lejos. De hecho, únicamente sentirás un ligero pinchacito y cierta sensación de calor en cada disparo. No obstante, resulta evidente que cada persona es un mundo y que la sensación de dolor puede verse afectada por cuestiones hormonales y el estado de ánimo. También tiene mucho que ver con la adaptación de la intensidad y ajustes al tono de piel, color del vello y zona tratada.

¿Debo tomar alguna precaución?

A la hora de empezar a depilarte, deberás adaptar la potencia de la depiladora a las características de tu piel y a la sensibilidad de cada zona –la Philips Lumea Essential cuenta con hasta cinco niveles distintos-. Es posible que, si aplicas una superior a la que necesitas, notes un pequeño pinchazo y cierta irritación, sobre todo durante las primeras veces que la utilices.

Si quieres mitigar o prescindir de las rojeces y otros síntomas fruto de la inflamación siempre puedes optar por depilarte por la noche, justo antes de meterte en la cama y despertarte con el agradable roce de las piernas libres de vello contra las sábanas, un auténtico gustazo.

Evita también tomar al sol –o exponer a sus rayos la zona depilada sin protección (SPF 30+)- durante las 48 horas siguientes a la sesión, bañarte en agua caliente y piscinas –el cloro del agua podría causarte picor-, o usar limpiadores demasiado abrasivos y productos exfoliantes.

Tampoco conviene realizarla de forma continuada, deberías dejar dos semanas de margen entre una sesión y otra. Acuérdate de señalar los lunares y quemaduras, y no lo uses cerca de piercings, tatuajes o maquillaje permanente (micropigmentación), pues tu piel podría quemarse o cambiar de color.

¿Cómo empiezo a depilarme?

depilacion

Para comenzar a depilarte con IPL deberás rasurarte previamente con una cuchilla o similares. La idea es reducir al máximo la longitud del pelo para que la energía pueda actuar directamente sobre la raíz. En todo caso, y si observas que tu piel está irritada después de hacerlo, espera a que se calme para empezar con el tratamiento –puedes aplicar una loción calmante, sin alcohol ni similares-.

Esta, además, debe estar completamente limpia y fría (es decir, si te das un baño evita aplicarte la luz con la piel todavía caliente). Seguidamente ya podrás pasar la depiladora por las zonas del cuerpo comentadas. Las Lumea funcionan con un sistema de deslizamiento y flash tipo roll-on que te permitirá hacerlo de forma sencilla, ágil y sin tropezones. No requiere tampoco del empleo de geles adicionales ni de otros complementos para ayudar a los movimientos sobre la piel.

Empieza con potencias bajas y sesiones cortas y decántante primero por las zonas más sensibles como las axilas y la zona del biquini. ¿La razón? Que la depiladora puede calentarse a medida que la estás usando y estas partes del cuerpo son más susceptibles a la temperatura.

¿Cuántas sesiones necesito?

depilada

Si bien se trata de una depilación duradera, los verdaderos efectos comienzan a apreciarse al cabo de unas tres sesiones –que habitualmente conviene llevar a cabo con un intervalo de 15 días-, momento a partir del cual notarás cómo el vello está volviéndose más débil. En dos meses aproximadamente, el 75% se habrá reducido y para que desaparezca por completo necesitarás algunas sesiones más.

En todo caso, dependerá en gran medida de tus características personales. Una vez terminado el tratamiento podrás repetirlo tantas veces como desees, siempre dejando el margen de tiempo comentado.

¿Qué debo tener en cuenta a la hora de comprar una?

depilacion

Si, analizadas estas cuestiones estás pensando en adquirir una depiladora, lo cierto es que deberías valorar algunas cuestiones. El tamaño de la ventana, por ejemplo, resultará determinante para saber la precisión que puedes trabajar. Ten en cuenta que los cabezales más pequeños resultan perfectos para las zonas más delicadas pero que pueden alargar el proceso en partes más grandes.

El modo y la velocidad de pulsación, la presencia o ausencia de cable –un aspecto que puede llegar a condicionar la comodidad de la depilación-, la duración de la batería y la protección UV –y requisitos de seguridad en general- son otras características en las que deberás fijarte. Algunas depiladoras, no obstante, cumplen con todos los requisitos; la Lumea Precision Plus, de hecho, incluso funciona con cable y sin él.

En Mi Mundo Philips | Siete preguntas que debes hacerte para saber cuál es tu depiladora ideal
En Mi Mundo Philips |Una depilación duradera de tu piel en casa es posible con Philips Lumea Essential. ¡La hemos probado!

Imágenes | iStock: puhhha, ValuaVitaly y AntonioGuillem

 

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.