Todo lo que te impide dormir bien estando embarazada

, 25 de mayo de 2017

Aunque todo el mundo te dice que aproveches a dormir antes de que nazca el niño, porque con un recién nacido se acabó lo de dormir a pierna suelta, lo cierto es que muchas las embarazadas sufren algunos problemas para dormir. Los motivos son variados y van cambiando de trimestre a trimestre. Es cierto que cada embarazo es un mundo y no tienes por qué tener estos síntomas, pero es bueno conocerlos para identificarlos y no preocuparse, solo tomar medidas para mitigarlos.

Primer trimestre, hormonas alteradas

Casi en cuanto nos quedamos embarazadas empezamos a notar síntomas extraños en nuestro cuerpo: por un lado, estamos con un cansancio infinito que nos hace que durmamos a cualquier hora y en cualquier sitio, pero por otro lado, empezamos a notar molestias en el pecho, náuseas matutinas, más ganas de orinar durante la noche, y un vaivén de hormonas que nos hace estar más alteradas y con más ansiedad.

Debemos procurar no echar siestas largas de día para poder descansar mejor durante la noche, evitar la cafeína y hacer ejercicios de yoga o relajación para descansar mejor.

Segundo trimestre, pesadillas y ardores

A partir del segundo trimestre, aumentan los problemas para dormir. Es frecuente tener ardores de estómago y reflujos (debido a un aumento del volumen de la tripa y a cómo nos afectan las hormonas en el esfínter esofágico), pesadillas, congestión nasal e incluso, empezar a roncar.

Hacer algo de deporte durante el día, cenar ligero, dormir en una habitación fresca y ventilada, o incluso, con un humidificador nos pueden ayudar a solventar estas molestias. También podemos probar a dormir algo incorporadas para que no nos moleste el reflujo.

Tercer trimestre, una tripa que te incomoda

La recta final del embarazo suele ser la más complicada para dormir. La tripa es tan grande que estamos incómodas nos pongamos como nos pongamos, aunque algunas posiciones y una almohada grande entre las piernas o bajo la tripa nos pueden ayudar. En este trimestre aumentan las visitas al baño, tenemos las piernas hinchadas, lo que puede ocasionarnos el síndrome de las piernas inquietas, y además, sufrimos dolores de espalda y en la pelvis que nos impiden descansar correctamente.

Es el momento de intentar relajarnos, descansar lo máximo posible, y encontrar la postura que mejor nos deje dormir, porque debemos coger fuerzas de cara a prepararnos para el parto.

Fotos | iStock Shirinosov, iStock YakobchukOlena

En Mi Mundo Philips | ¿Cómo dormir cuando estás embarazada lo más cómodamente posible?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.