Tres cosas que nunca planchas en casa pero deberías

, 13 de noviembre de 2017

A todos nos cuesta encontrar un hueco para ponernos a planchar, si bien puede ser muy entretenido si lo combinamos con otras actividades. Sabemos que lo último que apetece es aumentar el montón de ropa, pero hay tres cosas que probablemente nunca  planchas y que, sin embargo, deberías empezar a hacerlo.

1. Las toallas pequeñas

¿Cuántas toallas usáis en casa? Además de las grandes para después del baño o la ducha, hay que contar las de manos, de cara, las de bidé -quien todavía tenga en casa-, del cuarto de invitados, las del bebé, las que usamos como alfombrilla, la del perro… ¿Las lavas con frecuencia?

Pues no solo deberías revisar si pasan por la lavadora cuando les toca, también tendrías que plantearte plancharlas. Las toallas pequeñas parecen inofensivas pero, sobre todo las de manos, se convierten rápidamente en foco de gérmenes, microbios y bacterias.

La humedad, la escasa ventilación y el contacto continuo con nuestras manos mojadas crean el ambiente idóneo para los microorganismos. Plancharlas después del lavado nos ayuda a secarlas mejor y a eliminar la mayoría de gérmenes y sustancias alérgenas.

2. Los paños de cocina

¿Sabías que los cocineros profesionales tienen prohibido secarse las manos con paños de tela? Son otro nido de microorganismos y de posibles infecciones, mucho más en el caso de la cocina, al entrar en contacto con tantos objetos, humedad y restos de alimentos.

Recuerda lavar con frecuencia los paños y servilletas, y no tengas pereza para sumarlos al montón de la plancha. El acabado será mejor y te aseguras de haber eliminado los posibles gérmenes y bacterias.

3. Las bolsas de la compra de tela

Las bolsas ecológicas ayudan a ahorrar y proteger el medio ambiente,pero también hay que lavarlas. El contacto con la calle, las tiendas, los roces con otra gente y todos los alimentos y productos que guardamos en ellas, acumulan alérgenos y suciedad.

Si son de tela solo tienes que lavarlas y después aplicar un planchado rápido. Es una forma fácil de evitar problemas higiénicos y sanitarios, así no introducimos alérgenos en casa y también nos durarán mucho más tiempo como nuevas.

¿Vas con mucha prisa y al final nunca planchas lo que deberías? Utiliza entonces el vaporizador de prendas para refrescar y limpiar toallas, paños y bolsas. El vapor es una solución muy rápida de eliminar potenciales alérgenos y acabar con malos olores y bacterias.

Fotos | iStock.com/photopalace – Pixabay

En Mi Mundo Philips | Cómo lavar y cuidar la ropa de deporte

En Mi Mundo Philips | ¿Cuánto se puede innovar en una plancha?

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.