Tres hombres amantes de las tendencias nos explican por qué se niegan a la barba

, 21 de octubre de 2015

20151021_Hombressinbarba

Los que seguís habitualmente el blog, sabréis lo fans que somos de las barbas. Pero ojo, conste en acta que somos igual de fans del afeitado facial completo, ¡faltaría más! Así que hemos hablado con tres hombres que, a pesar de ser amantes de las tendencias de moda, no han sucumbido a la de dejarse barba.

Reconozco que encontrarlos no ha sido tarea fácil, aunque por supuesto haberlos haylos. Se trata de Julio César Muñoz, asesor de imagen en StyleCode; Jaime Castro, press manager en la marca de joyería Anton Heunis; y Xavier Rebés, responsable de Marketing Digital.

De entrada, los tres tienen en común el cuidado por su imagen personal y la ausencia de barba, ¿pero por qué han optado por no dejársela crecer? Jaime Castro lo tiene bastante claro: “Intento no dejarme influenciar por las tendencias, aunque cueste. Me gusta mantener mi estilo y en él no tenía cabida una barba frondosa por así decirlo. A veces me dejo lo más mínimo pero acabo afeitándome cuanto antes. Además me hace mayor. Hoy en día, en cualquier ámbito social, laboral o incluso familiar, el ser yo el que no tenga barba me hace distinto y eso me gusta”.

Igual de claro lo tiene Julio César Muñoz, que considera que la barba no es para él: “Me gusta estar al tanto de las tendencias, me divierten. Estar al día es importante en imagen, pero más importante es saber seleccionar qué tendencias pueden ser aplicables a uno mismo y que sirvan para reforzar y enriquecer tu personalidad en vez de ocultarla o, en el peor de los casos, disfrazarla. No me veo con barba”.

En el caso de Xavier Rebés, el motivo va vinculado a su profesión: “La verdad es que no hay una única razón. Por un lado, en mi sector profesional no abundan las barbas; tiende a preferirse una imagen muy pulcra y las barbas para alinearse con esa imagen exigen mucho cuidado. Por otro lado, la distribución de mi barba no me termina de convencer estéticamente, y necesitaría que creciera mucho para poder moldearla a mi gusto y eso, esencialmente, iría en contra de la premisa anterior”.

Eso sí, ninguno de los tres está en contra de la barba. “De hecho, me parece que una barba correctamente arreglada es un aspecto positivo para el físico de cualquier hombre, siempre queda bien”, afirma Castro, a lo que añade Rebés: “Creo que hay gente que le favorece y gente a la que no”. Es más, según Muñoz: “Dota a ciertos hombres de carisma y atractivo”.

¿Está llegando a su fin la moda de dejarse barba?

En esta conversación, no podía faltar la pregunta del millón que de un tiempo para acá hacemos a todos los barbudos (y también afeitados) que pasan por Mi mundo Philips: ¿Es la barba una moda que está a punto de acabar?

Al respecto, Muñoz es bastante radical: “Como tendencia ya está acabada. Los referentes en moda masculina caminan hacia otro tipo de imagen, pero en cuanto a su visibilidad en la calle tardará en decaer. Los fashion victims ya se han afeitado, los que siempre la han llevado la seguirán llevando y pienso que lentamente veremos cómo el resto se irá afeitando”.

Rebés, por su parte, cree que aún hay barba para rato: “Francamente creo que el estereotipo de hombre masculino no ha terminado. Sí es cierto que hay determinados formatos que se popularizaron mucho últimamente que creo que tendrán una vida más corta, pero no por ello desaparecerán las barbas”.

En este punto, Castro apuesta por la libertad de elección personal: “Hasta hace poco lo pensaba (que la moda de la barba estaba acabando)… Ahora me hace dudar, ya que está siendo una moda muy duradera y espero en que no acabe convirtiéndose en un clásico y se pase. No obstante cada cual es libre para ir como se sienta mejor, ahí debería estar la cuestión”.

¿Cuál es EL MOTIVO por el que es mejor ir afeitado que con barba?

Finalmente, como hombres de rostro rasurado que son, hemos querido saber por qué consideran que es mejor ir afeitado por el mundo que llevando barba. Para Castro, la clave es la diferenciación frente al resto: “Hoy en día, dado que la barba es lo generalizado, la distinción es el motivo que más me llama. El sentirme a gusto con mi físico es algo esencial y por ahora me siento bien sin barba”.

En cambio, para Muñoz tiene más peso otro motivo: “No sé si es mejor o peor, es una elección y es la mía. Me encanta la sensación de sentirme recién afeitado“.

Por último, Rebés considera que es más beneficioso en otro sentido: “La piel de tu cara lo agradece mucho. La piel de la cara de tu pareja todavía más“.

Y ahora os toca a vosotros, los lectores. ¿Lleváis barba o vais afeitados, como estos tres hombres? ¡Queremos saber!

Muchas gracias, Jaime, Julio César y Xavier por vuestra colaboración.

En Mi mundo Philips | Carles Suñé: “Las barbas no morirán mientras haya quienes las llevemos por absoluta convicción”

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.