Tres recetas de helados caseros sanos y fáciles de preparar

, 23 de julio de 2018

helados caseros recetas sanas

Cada época del año lleva asociadas unas recetas, platos y postres. En verano, claro, nos inclinamos por aquellas más refrescantes, ligeras y sencillas de preparar. Y los helados se coronan como los reyes de las cocinas y de los antojos. Merendar uno, terminar la comida con otro, saborear unas cucharadas después de cenar… ¡cualquier momento es bueno para refrescarse!

¿Es posible comer helado cuando nos apetezca sin arruinar nuestra dieta y ese estilo de vida sano por el que tanto hemos trabajado durante el año? Sin duda, se puede. Eso sí: tenemos que decir adiós a los helados industriales y prepararlos nosotros en casa. ¡Ningún problema! Aquí van tres recetas de lo más sencillas y saludables para enfriar los paladares.

Helado de plátano y chocolate

Con un nivel de dificultad mínimo, esta opción es apta para que la preparen los más peques de la casa con ayuda de sus papás, lo que nos da un extra: entretener a los niños con una actividad del hogar.

Congela un plátano bien maduro y, cuando vayas a preparar el helado, bátelo con ayuda de tu batidora Philips. Una vez que lo tengas triturado, añádele unas pepitas de chocolate –olvida el azúcar, la madurez del plátano será suficiente para endulzar- y coloca en un molde.

helados caseros recetas sanas

Vuelve a poner en el congelador durante unas cuantas horas (entre cuatro y cinco será lo óptimo) y ve a la piscina: cuando regreses agotado de nadar y tomar el sol, un sabroso helado te estará esperando.

Helado de yogur y arándanos

Si de pequeño te encantaba clavar una cucharilla en un yogur y congelarlo para tomarlo de postre, esta opción te encantará, pues mantiene ese sabor lácteo de base pero en versión elaborada y más refinada.

Congela unos arándanos y, cuando estén helados, tritúralos bien. Puedes reservar unos cuantos para añadir a posteriori en el molde y dejar que decoren la preparación a modo de ‘tropezones’. Agrega el yogur natural a los arándanos batidos y mezcla bien. Si quieres edulcorar ligeramente, suma también unas rodajas de plátano maduro para endulzar.

helados caseros recetas sanas

Con el mix uniforme, rellena tu molde de helados o polos (esta receta es genial para saborear en ese modo) y añade unos cuantos arándanos enteros a la mezcla. Congela durante seis horas –al incluir lácteos el tiempo de refrigeración aumenta- y disfruta de un helado sano y rico.

Polo de frutas de temporada

Si dentro de los helados tenemos que elegir una categoría especialmente refrescante, nos quedamos, sin duda, con los polos de frutas. Muy muy ligeros (pues no cuentan con lácteos), se derriten rápidamente y nos llevan de viaje directamente a nuestra infancia.

Además, son ideales para lograr que los niños coman fruta por voluntad propia y nos permiten aprovechar la fruta de temporada de una forma diferente.

helados caseros recetas sanas

Pon a punto tu licuadora Philips y pela las frutas que más te apetezca combinar. Licualas, vierte en los moldes de polo y congela. Añade, si quieres, unos trocitos sólidos de fruta y voilà: postre refrescante listo en un instante. ¿Qué frutas elegir? Kiwi, naranja y melón puede ser una buena combinación. Sandía con un toque de limón y algo de plátano para una consistencia más sólida. Piña y mango para un sabor muy tropical. La imaginación (y el surtido de tu frutería más cercana) es el límite.

Imágenes | Unsplash – Michelle Tsang, Jennifer Pallian, Pablo Merchán MontesChristiann Koepke

En Mi Mundo Philips | Receta de helado exprés de café con dos ingredientes

En Mi Mundo Philips | Receta de helado de yogur y fruta: todos los trucos para triunfar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.