Trucos para tener un día productivo aunque seas madre

, 21 de febrero de 2018

trucos madre productiva

Poder conciliar sin que ese camino sea subir cada día una empinada cuesta. Es el deseo que muchas mamás pedirían a un hipotético genio de la lámpara, ¿verdad? Muchos días se van y nos dejan la sensación de que no hemos sido capaces de hacer ni la mitad de cosas que teníamos en la lista. Pero ser más productiva, aunque seas madre y tengas a tus retoños todo el día reclamando atención, es posible.

En primer lugar, hay que dejar los agobios de lado: solo sirven para entorpecer el camino y ponernos más difícil la tarea –ya de por sí complicada- de llegar a todo.

Dicho esto, y teniendo en mente que la vida y la maternidad no son solamente una lista interminable de quehaceres que tachar, debemos romper una lanza en favor de la productividad de las mamás, especialmente en el entorno laboral. Porque el tiempo os cunde mucho más de lo que creéis, según indica este estudio.

trucos madre productiva

¿Cuál es el motivo? Uno muy lógico: las madres, al salir del trabajo, tienen algo tan importante que hacer como es pasar tiempo de calidad con sus hijos, por lo que agilizan sus tareas para no tener que llevarse trabajo a casa. Ese es, pues, el primer consejo: evita a toda costa continuar en tu hogar con asuntos laborales. Cuanto más separadas tengas las distintas parcelas que conforman tu vida, mucho mejor.

La vida organizada, la vida mejor

Esto es como la película ‘Del revés’, donde vemos las ‘islas’ de la niña protagonista como entes independientes: la isla del colegio, la de los amigos, la de la familia, la del ocio… Puede ser una buena metáfora para aplicar a tu vida y a la de tus hijos.

Hay un momento para cada cosa y una cosa para cada momento, así que invierte un tiempo en organizarte semana a semana (el lunes por la mañana es un perfecto para planificar los siguientes días) y en mentalizarte para cumplir los horarios y tareas que te propongas.

Ser consciente de todo lo que tienes que hacer y calcular un tiempo aproximado para cada tarea te ayudará a llegar a todo. ¿Eres una mujer tecnológica? Ayúdate de herramientas digitales como calendarios en los que puedas apuntar tu planificación y configurar alertas para que no se te olvide nada (aunque sea ir a la tintorería a recoger el disfraz de carnaval de tu pequeño).

trucos madre productiva

Esto, aunque parezca una tontería, te será de gran ayuda, pues te liberará de un importante peso como es recordar todo lo que debes hacer. Si podemos delegar en nuestro móvil esa presión, ¿por qué no hacerlo? Tanto saber delegar –aunque sea en tu teléfono- como decir “no” son dos imprescindibles para una vida sin agobios innecesarios.

Automatizar las tareas de hogar es otro de los trucos para ser más productivas. Es decir: organiza las cosas de casa como organizas las reuniones de trabajo y guárdate un hueco en tu planificación para esos quehaceres. ¿Para ti es un suplicio discurrir qué cocinar cada día? Termina el domingo configurando un menú para toda la semana y, como ocurre con los comedores escolares, ten previsto qué vas a preparar de lunes a domingo. Un quebradero de cabeza menos, un rato para disfrutar más.

Flexibilidad y capacidad de adaptación

Siendo madre, bien lo sabrás, habrá momentos en los que te resulte literalmente imposible prestar atención a algo que no sean tus hijos. Pero eso no es malo, sencillamente se trata de que amoldes tus horarios a los de tus pequeños.

¿Su rutina incluye siesta diaria? Emplea ese tiempo en poner a punto la casa. ¿Eres madrugadora? Aprovecha el rato de antes de que se despierten para arreglarte, dedicarte un tiempo a ti misma y probar ese último ritual de belleza. Porque ser productiva incluye, también, guardar tiempo para una misma.

La tarea de conciliar y llegar a todo se torna en algo distinto si trabajas desde casa. Aunque a priori parezca que te va a facilitar la tarea, puede convertirse en un hándicap si no aprendes a separar los tiempos y espacios de trabajo y de vida en familia. Y los que también deben interiorizarlo son tus hijos: sí, mamá está en casa, pero no está en rato de ocio. Házselo comprender de forma lúdica (tras cada dos horas de trabajo, media de descanso y juegos, por ejemplo) y todo irá sobre ruedas.

Y, como truco final, aprende a priorizar y a tener claro qué es imprescindible terminar en un día y qué puede esperar al siguiente. Porque, al final, si todo es urgente, nada lo es.

Imágenes | Pixabay – bruce mars, bruce mars 2Daria Shevtsova

En Mi Mundo Philips | No existen las superwomen: estos consejos de 10 madres reales te ayudarán a organizarte

En Mi Mundo Philips | ¿Y en tu casa concilias? Pistas para saber si aún se puede mejorar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.