Trucos para limpiar la licuadora

, 2 de enero de 2017

Con el nuevo año recién estrenado toca ir pensando un poco en cambiar algunos hábitos para llevar una vida más saludable. Una buena idea es recuperar la licuadora y aprovechar todas sus ventajas preparando batidos y zumos cargados de vitaminas, y ya sabes que tenemos muchas recetas para inspirarte. Y para que la pereza no sea una excusa, descubre estos trucos para limpiar la licuadora fácilmente después de usarla.

La importancia de limpiar la licuadora

¿Por qué es importante limpiarla correctamente tras cada uso? No importa si tenemos una licuadora por presión o centrifugado, todos estos aparatos de cocina nos acompañarán durante muchos años si los cuidados bien. Preparar un zumo o un batido con una licuadora es lo más fácil y rápido del mundo, y su limpieza en realidad también es una tarea sencilla que apenas te llevará unos pocos minutos.

Si incorporamos a nuestra rutina el limpiar la licuadora inmediatamente después de utilizarla, la mantendremos como nueva durante mucho tiempo, asegurándonos así de que aprovecharmos al máximo todo su potencial con zumos y batidos llenos de sabor y nutrientes. Además, la tendremos siempre lista para usar en cualquier momento, evitando la típica situación de querer tomar un zumo y encontrarla sin lavar.

Trucos imprescindibles

limpiar la licuadora
  • Lee bien las instrucciones de tu licuadora antes de usarla por primera vez, y toma nota de las recomendaciones sobre el mantenimiento y limpieza específicas de cada producto.
  • Puedes limpiar con un paño húmedo con agua corriente las partes que no se pueden lavar en lavavajillas o bajo el grifo, como las base con el motor.
  • Utiliza siempre materiales y productos suaves evitando los estropajos o cepillos abrasivos, con jabones neutros ligeros que no dañen los materiales.
  • Acostúmbrate a limpiar la licuadora inmediatamente después de preparar un zumo o batido, como si fuera parte de la receta, para tenerla siempre preparada para usar.
  • Apaga y desenchufa siempre el aparato antes de limpiarlo.
  • Limpiar cada pieza nada más usarla hace que sea mucho más fácil el lavado sin esfuerzo, incluso sin necesidad de usar jabones o de frotar con la esponja.
  • Si tienes lavavajillas, aprovecha para limpiar las piezas de la licuadora que sean aptas para ahorrarte trabajo cuando lo pongas en marcha.
licuadora
  • Algunas frutas y verduras tienen pigmentos muy fuertes que pueden dejar manchas más persistentes. Echa unas gotas de aceite de cocina en un paño limpio o servilleta y frota con suavidad, verás cómo se eliminan con más facilidad.
  • Vacía los depósitos de pulpa y fibras con ayuda de papel de cocina y después solo tendrás que enjuagarlos bajo el grifo, mejor con agua templada o caliente.
  • Aprovecha las funciones específicas de tu licuadora para facilitar la limpieza, como el pre-lavado o el aclarado con agua corriente.
  • Si algún día no has podido limpiarla justo después de usarla y los restos de fruta o verdura se resisten, pon las piezas a remojo con agua caliente y jabón neutro durante unos minutos. Después enjuaga bien y verás cómo la suciedad sale sin problemas.
  • Deja las piezas limpias escurriendo unos minutos y después sécalas con un paño limpio que no suelte pelusilla, vuelve a colocarlas en la base de la licuadora y ya la tienes lista para volver a usar.

Tu licuadora puede ser tu gran amiga en la cocina para disfrutar de deliciosos y saludables zumos y batidos todo el año, pero también hay que mimarla un poco. Con estos sencillos trucos estará siempre como nueva y preparada para elaborar todas las recetas que te apetezcan. ¿Cuál es tu zumo favorito?

En Mi Mundo Philips | Trucos para cuidar de tu aspirador

Guardar

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.