Consejos para que la economía familiar no se resienta con la llegada del bebé

, 3 de febrero de 2014

MCC_EB_28-L

He leído algún cálculo de cuánto cuesta tener un bebé y los números son para asustar (en este blog llegan a unos 277 euros al mes con pañales, comida y ropa y en este otro a unos 2.000 euros para los gastos iniciales). Para echarse a temblar. Aunque la verdad, cuando quieres tener un hijo no piensas en el dinero. Toda la vida las familias se han arreglado con muy poco, y si quieres, puedes. Pero aquí van algunos trucos para que tu economía no sufra demasiado por la llegada de un recién nacido:

1) Vete ahorrando para la llegada del bebé según te enteres del embarazo. Un bebé implica muchos cambios. Al final, también sales menos, así que los que ahorras en ocio lo gastas en el bebé.

2) Sustituye grandes desembolsos por pequeños placeres más baratos: un baño con velas en lugar de ir a un spa, por ejemplo.

3) No tengas reparo en decir qué quieres cuando tus familiares y amigos te quieran regalar algo para el recién nacido. Mejor decir que ya tienes ropa de recién nacido y que prefieres una chaqueta para los 6 meses que dejar ropa por estrenar en el armario. Acepta préstamos y regalos, y pásalos cuando tu bebé crezca. ¡Las familias tenemos que apoyarnos!

4) No necesitas gastar mucho en juguetes, los niños se lo pasan muy bien con cualquier cosa que puedan agarrar, con canciones, y no les importa repetir los libros y los juegos.

5) Cambia el coche por los paseos. Pasear el carrito es bueno para tu salud y tu bolsillo y el bebé dormirá mejor.

6) Puedes pasarlo muy bien (y gratis) con tu bebé en el parque y en la piscina local. Enseguida harás amistad con otras madres que te pueden prestar cosas y a las que tú también puedes ayudar. Además cuando los niños crezcan estarán encantados de jugar con niños de su edad, mientras tu puedes conversar con gente agradable.

7) Busca en internet antes de comprar nada para encontrar los mejores precios.

8) Yo no los he probado, pero los pañales de tela pueden ser un gran ahorro frente a los desechables.

9) Aprovecha las ofertas de 3×2 y los descuentos del 70% en la segunda unidad para comprar los pañales.

10) ¿Sabes que los bodys pueden convertirse en camisetas cuando se les quedan pequeños? Yo también he convertido pijamas de invierno que se les quedaban pequeños en pijamas de verano, simplemente cortando los pies.

11) Cuando esté preparando las cosas antes de que el bebé nazca no hace falta que compres todo de golpe. Espera a que vayas necesitándolas para comprarlas. Igual quieres dar el pecho a tu bebé (para lo que te sería muy útil un extractor de leche), pero por lo que sea, no puedes darle pecho y en ese caso te sería mucho más útil un esterilizador de biberones teniendo en cuenta la inmensa cantidad de biberones que tendrás que manejar con un recién nacido.

Foto | Ahorro más
En Mi Mundo Philips | Trucos para organizarse mejor con un bebé en casa

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.