¿Tu bebé recién nacido tiene hambre? Pistas para saber si le toca su próxima toma

, 24 de junio de 2019

bebe hambre

Los bebés no saben hablar, pero a menudo nos envían «pistas» de cómo se sienten. La manera más fácil de comunicarse es llorando, pero si sienten hambre lo suelen manifestar de muy distintas maneras. Solo hay que saber observarles y estas son las señales más típicas de hambre en los bebés.

Hambre en los bebés: primeras señales

El horario de tomas de un bebé recién nacido es bastante caótico. Lo mismo te pide varias veces seguidas que se duerme y está horas sin comer. Pero recordemos que la lactancia es a demanda, y que cualquier momento es bueno para una toma, ya sea de lactancia materna o de biberón.

Así que la mejor manera de alimentar a tu bebé es olvidando el reloj y fijándote en las señales que indican hambre en los bebés. Según conozcamos más a nuestro bebé podremos fiarnos más de nuestro instinto para saber qué necesita en cada momento.

bebe hambre

Las primeras señales de que el bebé tiene hambre es que comienza a mover la boca. La abre todo el rato, saca la lengua para chupar, o gira la boca hacia tu dedo por ejemplo si le acaricias la mejilla. Significa que está buscando tu pezón y que si lo tiene cerca, sin duda empezará a comer.

Movimientos en el cuerpo

Cuando el bebé está más hambriento, empieza a mostrarse inquieto y a mover todo el cuerpo. Se estira en la cuna, se lleva la mano a la boca y la chupa con avidez o menea brazos y pies. Aún no llora, pero su estómago pide comida.

Un bebé que llora es un bebé con mucha hambre

Pensamos que la señal de que tiene hambre es que está llorando, pero el bebé esta hambriento mucho antes. Y si esperamos hasta que esté llorando, el niño estará realmente molesto e incómodo cuando lo cojamos en brazos. Necesita primero calmarse antes de ponerse a comer, porque sino puede ponerse tan nervioso que no agarre bien el pezón o la tetina.

bebe hambre

Cuando el pequeño llora, está rojo de protestar, y se lleva las manos a la cabeza protestando es que tiene mucha hambre, y puede que el comienzo de la toma hasta que se calme sea complicado.

Trucos para preparar el biberón

Cuando alimentamos al bebé con el pecho materno, es todo más fácil. La comida está lista al instante, a la temperatura precisa que el bebé necesita. Pero preparar un biberón nos lleva más tiempo, y si el recién nacido está llorando, nos podemos poner nerviosos.

Por eso nos puede ser muy útil el calienta biberones rápido de Philips. En solo tres minutos calienta la leche de manera uniforme y segura. Recordemos que la leche materna jamás debe ser calentada en el microondas, y que tampoco es la mejor opción para calentar la leche de fórmula. Con este calientabiberones podemos hasta descongelar la leche materna de manera suave y cómoda si hemos creado un banco de leche.

bebe hambre

Además con los siguientes trucos podremos preparar el biberón de manera mucho más fácil.

Tener el biberón limpio y esterilizado

Tratemos de evitar la acumulación de biberones en el fregadero para lavar. Lo mejor es que los lavemos al instante (a mano o en lavavajillas), y que los esterilicemos una vez al día, para asegurarnos de que siempre estén limpios y libres de gérmenes. Además debemos lavarnos bien las manos antes de manipular el biberón o la leche de fórmula.

Ser exacto con las medidas

La proporción de agua por leche de fórmula debe ser exacta y tenemos que ser estrictos con ello, el cazo de 30 cl debe ser raso y no nos podemos pasar porque el bebé puede enfermar si no consideramos las medidas para preparar el biberón.

Otra cuestión son las cantidades totales de los biberones según la edad o el peso del bebé. El mismo nos pedirá más si tiene hambre o dejará de comer si ya está saciado, así que lo que indica el enavse es meramente orientativo.

Comprobar temperatura antes de ofrecer el biberón

Por seguridad, debemos comprobar que la temperatura de la leche sea la adecuada, vertiendo unas gotas sobre nuestra muñeca. Así evitaremos que se queme. La leche del biberón debe estar bien mezclada y caliente de manera uniforme.

Una vez que el bebé termina su toma, le podemos poner a eructar para que se libre de los molestos gases y debemos tirar la leche sobrante. Está manchada con la saliva y no es conveniente guardarla para luego.

Fotos | iStock mrossbach , iStock grinvalds , iStock nd3000

En Mi Mundo Philips | Cómo preparar un biberón correctamente

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.