Tu piel en verano no sólo necesita protección: seis gestos indispensables para antes y después de la playa

, 6 de agosto de 2019

piel en verano

La piel en verano sufre más que nunca las agresiones externas: el sol, el salitre, el cloro y el calor pueden hacer que notemos más rojeces e imperfecciones de lo habitual. Antes y después de la playa necesitamos un extra de cuidado y mimos para nuestra piel que la restauren y la dejen como siempre.

La protección solar, un básico

La principal medida que podemos tomar en verano es proteger nuestra piel del sol. Utilizando una crema solar de factor muy alto y usando gafas de sol y sombreros, conseguiremos que nuestra piel no sufra ante los rayos UVA y UVB.

La mayor parte de las rojeces, manchas solares e imperfecciones de la piel se deben a los abusos que cometemos cuando estamos en la playa o la piscina. Queremos ponernos morenas, y las prisas, en estos casos, no son nada buenas.

piel en verano

Es mucho mejor broncearse de manera gradual con una exposición creciente al sol y siempre con factor de protección alto. Así nos durará mucho más el moreno y será mucho más uniforme y bonito.

Después de tomar el sol

La principal misión tras tomar el sol es calmar e hidratar la piel de todo el cuerpo. Debemos ser generosos con el aftersun y aplicarlo no solo el día que tomamos el sol, sino los siguientes. Así evitaremos pelarnos y nuestro bronceado durará mucho más.

La importancia de la limpieza de la piel en verano

Aunque durante el año no suframos de problemas de granitos e imperfecciones, parece que todos los veranos vuelven a resurgir. Tranquila, porque se pueden evitar. El problema suele ser el sudor y las cremas de protección solar demasiado grasas que impiden que nuestra piel respire con normalidad.

Si quieres evitar que este verano te vuelvan a salir granitos, elige una crema de factor de protección especial para la piel del rostro y que no sea grasa (debe indicar en el envase que es para pieles mixtas o no comedogénica).

Además, por las noches, aunque no nos hayamos maquillado, no podemos prescindir de la limpieza facial. Así eliminaremos los restos de sudor, contaminación y cremas para que nuestra piel quede suave y limpia. Además, con el limpiador facial VisaPure Mini de Philips no hay excusa. Es pequeño y manejable para llevarlo en tu maleta de vacaciones.

También debemos exfoliar nuestra piel todas las semanas, aunque es mejor no hacerlo el día que vamos a estar tomando el sol. Un tratamiento de limpieza y purificación a fondo es lo mejor que podemos hacer por nuestra piel en verano.

Los mejores productos para la piel en verano

En el verano debemos cambiar nuestro neceser de belleza, adaptarlo al calor y cambiar la textura de la mayor parte de las cremas que utilizamos.

Los formatos en gel son mucho más refrescantes. Las mascarillas nutritivas e hidratantes por las noches aportarán un extra a nuestra piel para que se vea radiante.

Para recuperar la piel tras un día en la playa, podemos confiar en los nuevos aceites secos para el rostro, que consiguen revivir nuestra piel sin añadir grasa extra.

Una idea ideal para el verano es meter en tu neceser de playa una bruma refrescante o agua termal para aplicar sobre el rostro a lo largo del día, tu piel lo agradecerá.

Maquillaje: solo el justo y necesario

Aprovechamos el tono bronceado de nuestra piel para apostar por el maquillaje más natural. Con algo de brillo en los labios, máscara de pestañas y un toque de polvos de sol el maquillaje estaremos más guapas y atractivas aprovechando el verano.

Además el verano es también el momento de sacar el máximo partido del iluminador para hacernos brillar como nunca y de aprovechar el maquillaje en tonos como el turquesa y el coral que tan bien sientan en verano.

Depilación y sol también son compatibles

En verano quieres lucir una piernas más suaves que nunca, y no hace falta que renuncies a la depilación por culpa del sol. El sistema de Depilación Philips Lumea permite su utilización también en verano, pero con ciertas precauciones.

piel en verano

El sensor SmartSkin indica el ajuste más cómodo para mujeres con un tono de piel similar al tuyo, con 5 opciones de potencia para adaptarlo a tu color al momento.

Si quieres utilizar tu Philips Lumea en verano, recuerda que debes esperar al menos 48 horas después de broncearte para utilizarlo, nunca usarlo si aún tienes la piel enrojecida o con quemaduras y que la piel estará más sensible justo después del tratamiento IPL. Así que es mejor cubrir la piel tratada, o esperar al menos 24 horas para exponerla al sol.

Fotos | iStock NanoStockk , iStock dangrytsku, iStock Viktor_Gladkov

En Mi Mundo Philips | El bikini (muy) escotado es LA tendencia de baño de 2019 y así puedes atreverte a llevarlo

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.