Un paseo por el carnaval de Venecia a través de sus caffès

, 6 de febrero de 2013

Si me preguntan en este momento en qué lugar del planeta me tomaría un café calentito, recién hecho, no se me ocurre para hoy mismo un sitio mejor que Venecia.

Inmersa en sus famosos carnavales, la ciudad nos transporta estos días al siglo XVIII no solo por los majestuosos trajes y máscaras de sus gentes, también por la decoración y ambiente de sus cafés más históricos.

El Carnaval de Venecia, que se desarrolla este año entre el 2 y 12 de febrero nos presenta una excusa perfecta para ambientarnos e introducirnos en la magia de sus cafés, algunos de ellos inaugurados hace casi tres siglos, por lo que puedo imaginarme la sensación de compartir el mismo espacio con gente vestida con elegantes trajes de época.

Y es que los habitantes autóctonos sorprenden estos días a los turistas cumpliendo con la tradición de disfrazarse con trajes generalmente oscuros y máscaras blancas, plateadas o doradas, emulando a la nobleza que desde el siglo XV utilizaba esta identidad oculta para salir a mezclarse con el pueblo. Afortunadamente hoy en día es accesible para todo el mundo, aunque muchos afirman que el precio de algunas de sus fiestas privadas sigue siendo un lujo al alcance de unos pocos.

Pagarás lo que tomes y lo que veas

Igual que el precio de un café en estos locales con solera, que puede llegar en terraza hasta los 10 euros y que también puede parecernos desproporcionado, pero si valoramos el lugar, el servicio y los extras tal vez estemos dispuestos a hacer un pequeño sacrificio.

Venecia está repleta de cafés donde poder degustar infinidad de variedades de café, pero hay dos lugares que son especialmente emblemáticos y cita obligada de todo turista: el Caffè Florian (1720) y el Caffè Quadri (1775).

Ubicados ambos en la Piazza San Marco compiten a través de sus terrazas colocadas una frente a la otra, la música en directo de sus orquestas de cámara, la decoración interior de sus locales o su oferta delicatessen.

Te costará decidirte por uno de ellos, como también tendrás que elegir entre el placer de degustar una de sus especialidades de café sentado en la terraza mientras escuchas música clásica en directo y observas el trasiego de turistas, o, viajar a través de la decoración de sus salones hasta tres siglos atrás e imaginarte protagonista de alguna de las conspiraciones políticas de aquella época o tal vez autor de alguna de las obras de artistas célebres, clientes asiduos de ambos cafés.

Y si, como yo, te ves obligado a realizar este viaje solo ‘de forma astral’, sin cuerpo presente, tal vez te consuele saber que las cafeteras Saeco mantienen intacta toda su herencia italiana y es nuestra opción más próxima en calidad y sabor al auténtico espresso italiano y todas sus variedades.

Mi mundo Philips | Ceremonias y tradiciones en torno al café (I)

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.


  • Leyre

    El año pasado por estas fechas estaba en Venecia, muy recomendable, qué ganas de volver.

  • Alejandro Becé

    Si empezando con el café ya tengo que pagar 10€, miedo me da el saber cómo voy a terminar la noche y cuánto voy a pagar por una copa…

  • Chloe

    Venecia es carísima, pero merece la pena.

  • Jorge Díaz

    Te puedes tomar un café aun precio mucho más barato, Alejandro, los ejemplos que hemos puesto son las terrazas con más historia, pero hay otros sitios más económicos y también con mucho encanto.