Vacaciones de Semana Santa con un lactante: su primer viaje

, 25 de marzo de 2013

Se acercan la Semana Santa y con ella, quizá uno de nuestros primeros viajes con el bebé. ¡Qué no cunda el pánico! No hace falta salir de casa como si nos fuéramos a mudar de país. Sólo hay que organizarse y pensar un poco lo que realmente necesitaremos. Te damos algunos trucos para llevar lo justo y necesario.

La gran evasión

Las veces que he ido de viaje con el bebé, más que llenar el coche, parecíamos que estábamos haciendo un puzzle donde las piezas son imposibles de encajar. Y eso que mi marido y yo llevábamos para nosotros muy poca cosa. He aquí algunos trucos para llevar lo mínimo:

* La cuna de viaje para dormir

Si el hotel / apartamento / casa rural no la ofrece, tendrás que llevar una cuna de viaje. Pero no es obligatoria. Mucha gente practica el colecho con los recién nacidos, y la verdad, eso te ahorra tener que cargar con las cunas de viaje (que abultan en el coche casi tanto como una cuna normal). Si la cama es lo suficientemente grande, podéis colocar al bebé entre los dos, con un cojín de lactancia para que tenga su propio espacio, lo que además te permite darle de mamar a las noches recostada y sin tener que levantarte.

Si el bebé es muy pequeñito puede incluso dormir en el capazo. No es el colchón ideal, pero por tres o cuatro días no pasa nada. En cuanto al maxi-cosi recordamos que valen para el viaje y para estar como máximo tres de horas al día en él, ya que no es muy bueno para su espalda. Nosotros, en ocasiones, lo hemos utilizado como hamaquita, pero el bebé la verdad es que suele disfrutar más de una manta para el suelo con juegos, donde puede darse la vuelta, ponerse boca abajo y ejercitarse para levantar la cabeza.

* La trona para comer

En vez de tener que cargar con ella, dale al niño de comer en la silla de paseo o si es bastante mayor, una silla con cojín puede valernos.

* La hora del baño

Toca apañarse con lo que hay en nuestro destino vacacional, el lavabo si es muy pequeño o la bañera si se sujeta bien sentado. La ducha mejor dejarla para cuando ya se tiene de pie perfectamente (mi hijo se llevó un mal rato una vez que intentamos pasarle bajo la ducha estando sentado, que enseguida nos dimos cuenta que era una muy mala opción).

* Pañales, toallitas, ropa de recambio, medicinas

Mientras que en las otras secciones te digo que intentes ahorrar el espacio al máximo, aquí voy a recomendar justo lo contrario: vete con un cargamento de todo, porque seguramente coincidirá que no encuentres pañales de los habituales en el supermercado, que le subirá la fiebre porque se ha resfriado, o que justo sufrirá una diarrea que hará que tengas que cambiarle de ropa cada dos por tres. Ley de Murphy.

Su alimentación

Lo ideal es que siga con la lactancia materna, es lo más cómodo y te ahorrará transportar cacharros y comida. Si el bebé ya toma biberones y comida, el calienta biberones y comida eléctrico de Philips AVENT te permitirá calentar sus biberones de leche artificial o extraída sin riesgo de quemaduras para el bebé, en sólo 4 minutos.

Si ha empezado con purés y frutas, quizá te convenga llevar algunos potitos o puré congelado para unos días preparado desde casa, así como una batidora para la fruta (si no sabes seguro si vas a disponer de ella en tu lugar de vacaciones)

Algunas recomendaciones finales para el viaje: si puedes aprovechar las horas de sueño del bebé para viajar, mucho mejor. Madruga y ya habrás hecho gran parte del viaje con el niño dormido. Y ahora ¡a disfrutar de las vacaciones!

Mi mundo Philips | ¡Por fin llega el buen tiempo! Juegos al aire libre con los niños

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.