¿Qué ventajas tiene moler el café en casa?

, 20 de febrero de 2018

moler cafe en casa

Los buenos amantes del café aprecian cada matiz de esta enérgica bebida y cuidan cada detalle del proceso para disfrutar de ella al máximo. Y, obviamente, son conscientes de que lo que determina la calidad de una taza de café es la materia prima: los granos de ese oro negro que tanto nos gusta, cómo están tostados y cómo están molidos.

Sí, puede resultar más cómodo comprar el café ya triturado, pero adquirirlo en granos y hacer ese paso en casa es parte del ritual de preparar un buen espresso. Y tiene más de una ventaja.

En primer lugar, el café en grano se conserva mucho mejor. Puede permanecer almacenado durante semanas y no alterarse lo más mínimo ni ver reducidas sus propiedades. No sucede lo mismo en el caso del café molido: una vez que los granos se convierten en polvo, es una cuestión de días que la materia prima se deteriore y se empobrezca.

moler cafe en casa

Además, al moler el café, éste entra en contacto con el aire y comienza un periodo de oxidación que hace que, poco a poco, vaya perdiendo su sabor y su aroma. ¿Eres un cafetero exigente? Entonces no lo dudes: acostúmbrate a moler los granos a diario (o cada dos o tres jornadas) y disfrutarás siempre de unos cortados de lo más ricos.

A cada cafetera su molido especial

Por otro lado, hay que tener en cuenta que cada cafetera es especial y requiere de un tipo de molido distinto: algunas más fino y otras más grueso. El café que podemos encontrar ya triturado suele tener un grosor estándar, por lo que, empleando ese, nos costará más sacar todo el partido a nuestra cafetera u ofrecerle lo que necesita exactamente.

“¿Y qué molido necesita la mía?”, te preguntarás. A grandes rasgos, las de tipo espresso necesitan uno muy muy fino, prácticamente polvo; las italianas, uno fino pero no tanto como las espresso; las de émbolo, uno grueso, pues vas a infusionar el café; y las de filtro, uno intermedio, similar al que se vende ya empaquetado.

moler cafe en casa

¿Cómo coger el punto de molido y no morir en el intento? No es tan complicado: se trata de probar, fallar, acertar y volver a probar. Pero, si no quieres complicarte la vida –sabemos lo que es despertarnos sin tiempo para preparar el café con tanto mimo como nos gustaría-, una cafetera espresso súper automática de Philips será la pieza más querida de tu cocina.

Ella se encarga de moler los granos y ajustar la finura del molido a la intensidad que quieras conseguir. La cafetera Saeco Exprelia tiene ocho posiciones en su molinillo que además está fabricado con un material cerámico. Esto evita el sobrecalentamiento del café en el proceso.

Tú solo tendrás que preocuparte por tener siempre preparado un café bien tostado que degustar en tu taza favorita.

Imágenes | Philips, Unsplash – Nathan Dumlao (1), (2)

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.