Volver al trabajo después de la baja maternal: cuatro madres nos cuentan su experiencia

, 11 de septiembre de 2018

vuelta al trabajo despues de la maternidad

Llega septiembre y con él, la reincorporación de muchas madres recientes al trabajo. Tras unir baja maternal con vacaciones atrasadas, juntar los días de lactancia e incluso pedir algún mes más de excedencia, tratando de exprimir el tiempo al máximo, el momento de dejar a nuestro bebé en la guardería es inevitable. Cuanto más pequeño sea el bebé, más nos costará dejarlo en otras manos que no sean las nuestras, pero hemos hablado con tres madres que ya han pasado por ello para desdramatizar la situación.

Iratxe

Iratxe ya tiene experiencia en dejar a los dos niños en la guardería. Le costó más con el segundo, cuando le dejó en la guardería con seis meses, porque seguía dependiendo de la lactancia materna en exclusiva, no quería ni ver ni oler los biberones y aún no había comenzado con la alimentación complementaria. Así que estuvo la última semana antes de comenzar la guardería probando de todo hasta que el pequeño empezó a comer bien. De esta manera, el niño pudo comer purés de verdura y carne o de frutas cuando estaba en la guardería (salía hacia las cinco de la tarde), y después le daba de mamar para el desayuno, la cena y la noche.

El resto de cuestiones, como las siestas o el trato con las cuidadoras de la guardería no le preocupó y tampoco lo vivió con especial miedo y angustia. Estaba tranquila porque sabía que su hijo se quedaría en buenas manos, con gente que tenía experiencia con niños de todo tipo y que eran muy cariñosas con los peques.

vuelta al trabajo despues de la maternidad

Tenía ganas de volver al trabajo, así que se acostumbró pronto la rutina y no le dio pena tener que dejar a los niños en la guardería. Eso sí, podía salir para recogerlos a las 5 y así estar todas las tardes con ellos.

En cuanto a una recomendación para las madres que van a dejar a sus hijos en la guardería por primera vez nos comenta: “que lleven a los niños vacunados de todo, porque van a coger todos los virus, bacterias y enfermedades del mundo“.

Ana

Ana intentó atrasar lo máximo posible el momento en el que el bebé comenzara la guardería, prolongando la baja de maternidad con excedencia para cuidado de niños, así el niño estaba más grande, tendría menos problemas con la comida y podría sujetarse sentado, para poder jugar más e iniciarse en el gateo.

vuelta al trabajo despues de la maternidad

Aunque el niño no dormía ni comía muy bien, afirma que “ojos que no ven, corazón que no siente, cuando le daba yo de comer me desesperaba por lo poco que comía, y sabía que en la guardería de una manera u otra podría comer mejor al ver a otros niños, y al no estar yo pendiente“.

Como ya los niños tenían alrededor del año, no le costó demasiado volver al trabajo. Además, redujo su jornada para poder estar más tiempo con  los peques, así que no tuvo sensación de desapego al dejar a los peques en la guarde.

Aconseja a las madres recientes que no se preocupen demasiado, que lo pasamos peor las madres que los niños.

Laura

Laura afirma que le dió más tristeza el momento de la guardería con el primer hijo que con el segundo. “Tras meses en los que no nos separábamos, da mucha pena volver a trabajar y estar horas sin verle“.

El tema de comidas y siestas, en cambio, no le quitaba el sueño, porque comían muy bien los dos y no tenían muchas manías para dormir “les llevé con su mantita favorita para que durmieran a gusto“.

Para Laura sí que fue más difícil volver al trabajo, porque le daba mucha pena dejar al pequeño y porque no tuvo demasiadas facilidades “quería continuar la lactancia materna, en el trabajo me pusieron muchas dificultades para reducir la jornada laboral, y con menos de cinco meses me parecía muy pronto dejarlo ya en la guardería, para que pasara todo el día en la cuna“.

Su recomendación para las madres que llevarán a los hijos a la guardería por primera vez, es que lo hagan tranquilas y sin lloros y que transmitan eso a sus niños. “Al principio les puede costar acostumbrarse, pero aunque el niño llore mucho cuando le dejas, en cuanto te das la vuelta, deja de llorar“. El personal de la guardería te puede informar de todo, de cómo está el niño, si come y duerme bien y si está tranquilo durante el día. Todos los niños lloran delante de sus madres pero se les olvida pronto.

Carolina

Carolina confiesa que dejar a su niña en la guardería fue “uno de los momentos más duros del primer año de mi hija. Tanto por la separación como por pensar que vas a estar al mismo nivel físico y emocional para volver a trabajar con el mismo rendimiento que antes y darte cuenta que no es así”. Llevó a sus hija con 5 meses a la guardería y estuvo sacándose leche en el trabajo durante unos meses más, aunque reconoce que fue complicado. Aún así, ha seguido con la lactancia mucho tiempo, adaptándola al tiempo en que estaban juntas.

Su principal consejo a otras mamás es “que se lo tomen con mucha calma, sin exigirse tanto a sí mismas“. En ese periodo, sobre todo si es el primer hijo, Carolina reconoce que estaba hecha un mar de dudas e inseguridades pero cree que una misma es la primera persona que debe ceder y no sufrir por no llegar a todo. “Los niños al final se adaptan y te das cuenta que pueden vivir sin ti (¡aunque parezca mentira!). Todo poco a poco volverá a la normalidad (a otra que desconocíamos).  Es importante también hablar con otras personas sobre cómo te sientes, y siempre pedir ayuda si se necesita“.

Fotos | iStock evgenyatamanenkoNadezhda1906grinvalds

En Mi Mundo Philips  | Cómo afrontar el primer día de guardería de tu bebé

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.