¿Y en tu casa concilias? Pistas para saber si aún se puede mejorar

, 16 de diciembre de 2016

conicliacion

La conciliación de la vida laboral y personal y un reparto equitativo de las tareas de casa y del cuidado de los hijos entre hombres y mujeres sigue siendo una gran asignatura pendiente en España. Los horarios son irracionales, y los intentos por cambiarlos suelen ir destinados al fracaso. Pero hay que ir dando pasos en positivo y hacia delante para coger el tren de la conciliación. Debemos tener en cuenta la situación actual de la conciliación familiar y los pasos que podemos dar todos en ese sentido.

¿Se reparten las responsabilidades familiares?

Según el Informe sobre la Igualdad de La Unión Europea, la tasa de empleo de las mujeres se reduce un 15% cuando tienen su primer hijo, mientras que en el caso de los hombres, aumenta un 6%. Además, España es el tercer país de la Unión Europea con menor proporción de mujeres que trabajan fuera de casa mientras tienen hijos menores de 12 años.

Las diferencias en el tiempo dedicado a la familia y el hogar siguen siendo muy importantes entre hombres y mujeres. Según el Instituto de la mujer y para la igualdad de oportunidades, las mujeres dedicamos a las tareas del hogar y al cuidado de los niños 4h 7 minutos al día, mientras que los hombres lo hacen 1h 54 minutos al día.

conciliar-1

Las mujeres se han incorporado al trabajo, pero eso no ha hecho que la sociedad cambie, y sigue funcionando como si toda la responsabilidad del cuidado del hogar y de los niños recayera sobre las mujeres, sin tener en cuenta que es imposible llegar a todo.

¿Cómo caminar hacia una conciliación familiar real?

Medidas como la que acaba de proponer la Ministra de Empleo de salir antes de las seis del trabajo son un paso adelante, aunque lo ideal sería establecer unos horarios flexibles y la posibilidad de tener momentos de teletrabajo para los trabajadores. Eso nos ayudaría a adaptar nuestros tiempos a los de nuestros hijos. No solo debería ser una prioridad de las familias, sino de toda la sociedad. Los niños son el futuro, no se nos debería olvidar.

Tener niños implica mucho más trabajo en casa, no solo por el cuidado de ellos, sino por todas las tareas que vienen añadidas: más lavadoras, más ropa que planchar y más comida que comprar y que cocinar. Por eso es importante organizar bien la semana, planificarla en la medida de lo posible para no ir siempre con prisas, y repartir las tareas para que cada miembro de la pareja asuma su parcela. Por supuesto, podemos ser flexibles, pero deberíamos intentar equiparar el tiempo dedicado a las tareas y a los niños de los dos.

Los horarios de trabajo condicionan algunas cosas: quizás uno se deba encargar de llevar los niños al colegio y otro recogerlos. El que llegue más tarde de los dos del trabajo se puede ocupar de bañar a los niños (un bonito momento para estar con ellos y que nos cuenten que han hecho durante el día), mientras el otro prepara la cena. Lo importante es pasar tiempo juntos y disfrutarlo, no ver las tareas como una carga sino como algo que se hace por el bien de la familia.

La conciliación y el reparto de tareas no es algo que nos preocupe solo a las mujeres, los hombres también quieren poder conciliar y reivindican sus papel en las tareas del hogar y el cuidado de los niños. Aunque no son muchos los casos, ya hay hombres que presumen orgullosos de ser “amos de casa. Han visto como algo muy positivo poder pasar más tiempo con los hijos, ayudar a su mujer para que ésta se dedique a su carrera profesional y de esta manera, contribuir al bienestar de toda la familia.

conciliar-2

Los hombres quieren poder conciliar, y así lo reflejan los testimonios recogidos en #Papiconcilia, un libro gratuito donde varios directivos de empresas explican cómo concilian ellos las tareas de cuidado de los niños con el trabajo. Aún la sociedad ve con extrañeza los casos de los hombres que piden reducción de jornada o excedencia para el cuidado de los niños, pero debería empezar a convertirse en algo más habitual.

Los padres son igual de responsables que las madres de los hijos. No se trata de que “nos ayuden” sino de que se encarguen al 100%, igual que nosotras. Que estén pendientes de las citas del médico, de las tareas que hay que hacer para el colegio, de escoger la ropa que se ponen los niños, y no simplemente de echar una mano.

En tu hogar ¿hay conciliación real? ¿cómo lo conseguís?

Fotos | Pixabay

En Mi Mundo Philips | Padres preparados valen por dos: ocho claves para organizarse en una casa con niños

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.