¿Y si este curso evitamos los propósitos que no vamos a cumplir y apostamos por la normalidad?

, 9 de septiembre de 2014

450745419

A veces septiembre parece enero. Todo el mundo quiere empezar la nueva temporada con buen pie, con un montón de buenos propósitos que al de dos días se quedan en nada. El problema es que nos proponemos demasiadas metas que no somos capaces de cumplir a largo plazo. ¿Y si simplemente nos limitamos a hacer cosas que realmente nos apetezcan? ¿Apostamos por la normalidad?

Frente a las dietas extremas, come sano

No te pongas regímenes severos, a la larga sólo consiguen efecto rebote y que acabes con más kilos de los que tenías al principio. Vuelve a la comida casera, a las recetas fáciles y ligeras, a la fruta, a la verdura, al pescado, es decir, a comer sano pero sin complicarte la vida. Planea tu compra semanal y será más fácil no caer en la tentación del picoteo ni de la comida basura.

Contra el estrés de los móviles, desconecta

No dejes que tu tiempo ante el móvil o ante la tablet te impida disfrutar de una cena con amigos, de una charla con tu pareja, que te robe horas de sueño. En el trabajo te pasas todo el día frente al ordenador, y después, también. Normal que te duela la espalda y te piquen los ojos. Pon límite a la tecnología.

Frente al cansancio eterno, duerme más

Ponte una rutina de sueño, una hora límite para acostarte, adopta hábitos que te faciliten el sueño y despiértate de manera gradual. Dormir es mucho más importante que ver la televisión, porque dormir mal te hace estar irritable, crea problemas de concentración y muchos problemas de salud. El objetivo son dormir 7-8 horas diarias.

No te machaques, elige un deporte que vayas a practicar

Si nunca has ido a un gimnasio ni has corrido, no entrenes un día hasta el extremo para dejarlo al día siguiente. Elige un deporte que sea bueno para tu salud: yoga, Pilates, caminar rápido con unas amigas, nadar… Ponte objetivos realistas que vayas a cumplir y que realmente te hagan sentir bien, así sera más probable que no abandones. Lo de menos son los kilos que bajes con el deporte, lo importante es tu bienestar.

Ante el estrés, tómate un respiro

Busca un actividad que te guste y desconecta de vez en cuando. Puede ser meditar, puede ser leer, pasear, una charla con las amigas o un hobby que siempre has querido realizar. Dedicarte tiempo a ti te hará encarar la vida con mejor humor y disfrutar más de todo lo demás.

Cuídate

Cuida tu salud y cuida de ti. Dedica unos pocos minutos por las mañanas para maquillarte, a hacerte un peinado rápido, o cómprate un complemento nuevo, esos pequeños detalles te harán verte mejor y sentirte mejor contigo misma.

Cuida también tu salud: dejar de fumar, comer mejor, dormir las horas necesarias, hacer ejercicio con regularidad te harán estar mejor por dentro y por fuera. Acude periódicamente a las revisiones médicas del dentista, ginecólogo y dermatólogo para prevenir problemas de salud.

No te tomes las cosas demasiado en serio, vive el presente y disfrútalo. La vida está llena de pequeños momentos maravillosos, aprovéchalos uno a uno y tu vida será más feliz. Nadie es perfecto, así que no merece la pena amargarse con buenos propósitos que nadie llega a cumplir jamás. Bastante complicada es la vida como para complicarla más aún.

Foto | Thinkstock
En Mi Mundo Philips | Cinco trucos ultrarrápidos para estar guapa en un minuto

Deja tu comentario

Al dejar tu comentario aceptas las políticas de uso y de privacidad de Disqus.